La magia del alma

Laura Arely

El Mundo de Orizaba

¡Qué hay más dulce y tierno que la sonrisa de un niño al ver a su abuelo?

Los abuelos son el mayor tesoro de la familia, los fundadores de un legado de amor, los mejores contadores de historias, los guardianes de los niños en sus travesuras, su amor muy especial los diferencía.

Y es que convertirse en abuelo es una de las experiencias más maravillosas que la vida pueda regalar a una persona. Jugar con su nieto a quien reconoce como propio, porque forma parte de su descendencia, es algo que lleva amor, alegría y aventura.

Es por eso que hoy celebramos a esos seres incondicionales que nos regalan todo su amor, comprensión, paciencia, sus besos, apapachos y muchos abrazos. Conmemoramos a estos seres especiales en nuestra vida con esta edición especial presentando a los traviesos Juan Ramón y Santiago Pérez Sanz con su abuelita Narayana Belmonte de Sanz y Ramón Sanz quienes han formado parte de la vida de estos pequeños y ahora más que nunca durante su crecimiento y desarrollo.

Aseguran que además ellos aprenden de sus nietos, “Así como los hijos, los nietos son  unos maestros y día a día nos dan una enseñanza nueva para ambos” comentaron con un rostro lleno de felicidad y un singular brillo en sus ojos.

El matrimonio  Sanz Belmonte define que  el ser abuelos es como una segunda oportunidad para dar amor incondicional y por eso ellos siempre buscan la manera de dedicarles tiempo, enseñarle a lo0s niños muchas cosas en especial su abuela y disfrutarlos en cada etapa de su crecimiento.

¡Feliz Día del Abuelo!