La peor salida

Y sin embargo…

La peor
salida

J. Antonio Marín
@jantoniomarin

Maradona, Ronaldo, Rivaldo, Romario, Ronaldinho, Eto‘o, Henry e Ibrahimovic, y muchos cracks más, han desfilado por las filas del Futbol Club Barcelona. Ninguno, ni de cerca, al nivel de Lionel Messi.
Ha llegado uno de los días que más se temía en el mundo del futbol, y especialmente el que no deseaban los aficionados del Barsa. Messi, que de pequeño llegó a Cataluña, ha decidido decirle adiós al equipo con el que ganó todo. Y ha sucedido de la peor manera; por la puerta trasera.
¿Es una decisión final? Sí. A menos que Bartomeu, presidente del club catalán, dimita HOY mismo. En caso contrario, el astro argentino tiene concretado su futuro, fuera de Barcelona y muy posiblemente nuevo jugador del Manchester City donde lo esperan dos de sus grandes amigos: Pep Guardiola y el Kun Agüero.
Lionel -para muchos el mejor jugador de la historia- suma más de 20 años en Barcelona. Se asentó en la urbe catalana, y se ha dicho feliz en una ciudad que lo acogió casi de niño. Pero a partir del 2015, cuando ganó su última Champions League, el argentino ha sufrido un sinnúmero de disgustos que lo llevan a tomar sus maletas para emigrar a otro club con la esperanza de reencontrarse con su mejor juego y versión como futbolista.
No ha faltado, claro está, quienes han cuestionado la decisión de Messi Cuccittini. ¿Qué habrías hecho tú? Cuestionarlo, criticarlo, a él o al otro monstruo del futbol Cristiano Ronaldo, es extremadamente fácil. Comprenderlos también.
El pésimo 2020 del equipo blaugrana ha sido la gota que derramó el vaso de un Messi cansado de los fracasos -Roma, Liverpool y Bayern-. La tercera ha sido la vencida. Lio intentó irse en 2014 y 2016; finalmente saldrá.
Y lo tal vez más curioso de su salida es la forma en la que llegó y en la que se marcha. De firmar un contrato en una servilleta, al exigir su salida en un burofax. Su decisión abriría una posible guerra abierta entre él y la directiva, pero sin marcha atrás. Messi no quiere seguir vinculado a Bartomeu, y Lio se mira cerca del City.