Un fotógrafo de altos vuelos

Adoración Castelán
Diario El Mundo
El 19 de agosto de 1839, Luis Daguerre presentó ante la Academia de Ciencias de Francia su último invento: el daguerrotipo, el cual permitía capturar una imagen a través de un proceso químico. Ese día también se liberó la patente del daguerrotipo, dando lugar al desarrollo de la fotografía. Pero elDía Mundial de la Fotografíaes una iniciativa del fotógrafo australiano Korske Araque ha ido aumentando su difusión e importancia, de forma que ahora se celebra en todo el mundo. Así que hoy gracias a estos eventos en la historia, festejamos el Día Mundial de la Fotografía, actividad que ha servido durante años para contar historias, inspirar al espectador y cambiar al mundo.
Ser fotógrafo no significa solo tener una cámara y disparar, sino contar una historia, captar un instante irrepetible y trasladarlo al espectador de una forma muy personal. Tal como lo ha venido haciendo, desde hace año y medio, Miguel Ángel Demeneghi Reyes, biólogo de profesión, pero amante de la fotografía, la cual se ha vuelto su mayor hobbie y la oportunidad perfecta para crear conciencia en la sociedad sobre el cuidado y el respeto que la naturaleza se merece.
“La primera interacción que tuve con una cámara fue en la universidad, en el 2012, cuando la adquirí para retratar todo tipo de animales que se cruzaban en mi camino, y en algún punto llegar a tomar fotografías estilo ‘National Geographic‘, pero la falta de técnica y conocimiento previo no me acercaba ni tantito a esos niveles. Esa misma cámara fue mi acompañante en mis dos primeros trabajos, hasta que un día sufrió un accidente y con ello perdí la oportunidad de seguir creciendo dentro de la fotografía; fue hasta que en el 2018 pude comprarme un nuevo equipo y desde ese día no he desperdiciado una sola oportunidad para retratar los seres que más quiero, las aves”, recuerda Demenegui sobre sus inicios en el mundo de la fotografía.

Lo disfruta al máximo
Cuando una actividad se disfruta no encontrarás ninguna excusa para realizarla, y es que la fotografía en la vida de Miguel se ha vuelto una de las cosas que más disfruta hacer, reflejando en cada imagen la realidad de una forma muy personal.
“Disfruto todo. Desde el levantarse muy temprano para llegar a verlas recién amanece y escuchar muchísimos cantos hasta el fotografiar y documentar sus hábitos: cuando se alimentan, cuando defienden territorios de otras aves, cortejos con las hembras, el momento en el que alimentan a sus crías y, sobre todo, porque con las fotografías puedo mostrarlas a quienes no las conocen y platicarles sobre ellas”, comenta Miguel.

Preferidos

Lugares en donde Miguel suele fotografiar aves
Demenegui Reyes se siente afortunado, pues creció en una zona donde abundan árboles, plantas, flores y aves. Sn embargo, los sitios que más le gustan visitar en la región son:
II El corazón del Metlac.
II Tequila.
II Los caminos del Pueblo de las Flores y Tlacotengo.
II El parque de la alameda en Córdoba.
II El paseo del río San Antonio.
II La USBI de Córdoba.
II La carretera antigua de Fortín.
II Su favorito siempre será el patio de la casa de su mamá y no hay día en el que no tome fotografías ahí.