‘Imparables los robos a taxistas’

De nada han servidos los filtros que se han instalado en el que participa la Policía Estatal,
pues los asaltos a muleteros y el robo de unidades va en aumento, dijo líder Jairo Guarneros

De la Redacción

Región.- Un sector vulnerable por la inseguridad se ha convertido el gremio de transporte público en su modalidad de taxi, siendo el municipio de Río Blanco el punto  más preocupante ante la ola de asaltos, a la par de robos de unidades en Ixhuatlancillo y Mariano Escobedo.
El representante del Grupo Regional Independiente de Taxistas de Orizaba, Jairo Guarneros Sosa, dio a conocer que los asaltos así como los robos de unidades no cesan en la región, y recalcó que los filtros o retenes sanitarios que se han instalado en el que participa la Policía Estatal de nada han servido para frenar que se cometan estos delitos.
Señalando que lo único que hacen es intimidar y amenazar a los operadores del volante solicitando su licencia y póliza de seguro, cuándo en realidad ni quiera es esa su función, por que es competencia de Transporte Público.
“Río Blanco sigue siendo un punto que nos preocupa, por que han estado sucediendo sobre todo asaltos a compañeros taxistas, en algunos casos han sido despojados de su unidad en los municipios de Ixhuatlancillo y Mariano Escobedo”, explicó.
Asímismo, manifestó que hace una semana, se registraron tres asaltos tanto en el municipio de Mariano Escobedo como en Ixhuatlancillo, despojando de sus pertenencias a los chóferes, además tambien se ha registrado el robo de unidades, algunas se han logrado recuperar gracias a la movilización de los propios ruleteros.
Recordó que hace unos días, le quitaron el carro a uno de sus compañeros que prestó un servicio primero al municipio de La Perla, después le solicitaron que los llevará hacia Mariano Escobedo, y ya en este último municipio le quitaron la unidad.
Tras el alertamiento entre los compañeros, finalmente se recuperó la unidad por la movilización inmediata de todos los integrantes de la central, y se reportó a la policía de La Perla de esta situación.
Reiteró que por desgracia, la falta de policías municipales también ha dificultado que se actúe con prontitud para atender las necesidades en materia de seguridad, además de que la coordinación es deficiente.
Aunó que no existe una coordinación entre las policías locales y la Policía Estatal que, finalmente no están dando los resultados esperados.
“Yo recuerdo que la Policía Municipal de Río Blanco fue disuelta precisamente por tantas quejas por extorsión, por corrupción y todo esto y sigue exactamente igual o todavía peor en Río Blanco aunque esté la Policía Estatal, entonces no ha funcionado si tienen un plan de seguridad”, opinó.

FRASE
“Lo que nos preocupa es que hay muchas posibilidades de que los asaltos se incrementen por la difícil situación económica que estamos viviendo, siendo estás y otras cosas las que generan precisamente el incremento en asaltos por el gran número de despidos”.
Jairo Guarneros Sosa,
representante del Grupo Regional
Independiente de Taxistas de Orizaba