Bajas ventas en papelerías

dav

Lucy Rivas A.
El Mundo de Orizaba

Región.- Son pocas las papelerías que se encuentran en el centro de los municipios de Nogales y Río Blanco, y algunas de están establecidas cerca de instituciones educativas, las cuáles temen cerrar por las bajas ventas que registran.

En entrevista, con una de las responsables de una papelería en Río Blanco, señaló que las ventas “están por los suelos”, y exhortó a los padres de familia, que ante la difícil situación por la que están pasando los comercios pequeños, no se olviden de las papelerías locales.

“Invitó a los padres de familia a que de manera local adquieran los necesario para regreso a clases, una libreta, pinturas, gomas, lapiceros y lápices lo estamos vendiendo, así ayudan a las familias del mismo municipio, y no a grandes empresas, y no se arriesgan a un contagio en lugares en dónde se aglomera mucha gente”, señaló.

Y es que recordó que están pasando por una etapa difícil, “nunca había pasado eso de suspender clases tantos meses, en vacaciones si bajan las ventas, pero te recuperas cuándo entran a clases, ahora, desde marzo que las ventas se han desplomado”, afirmó.

Recordó que los padres de familia de niños pequeños y jóvenes pasaban a comprar lo necesario para sus trabajos o impresiones, desde que inició la pandemia y el cierre de escuelas, nada de eso se ha vuelto a requerir.

Antes, copias, un lápiz, hojas blancas, gomas, pegamento, papel bond, fommy de colores para los trabajos manuales y demás cosas con las que más requerían los estudiantes para sus tareas, ahora con la pandemia, hay días que no se vende nada.

Señaló que con el regreso a clases, tenían una esperanza de que se reactivarán las ventas, “no es mucho lo que se vende, por que la lista de útiles casi siempre las surten en tiendas grandes en Orizaba, pero nosotros que estamos de paso para las escuelas, siempre que una libreta, impresiones y demás materiales pequeños nos compraban”.

Afirmó que a la fecha han ido sobrevivido a la pandemia, y ahora con el regreso a clases no presenciales, prevén que las ventas se desplomen en su totalidad.

“Si así, hay días que no se vende más que 30 o 50 pesos, que vamos a hacer si tarda más el tiempo para el regreso a clases, lo que vendemos no se echa a perder, pero nosotros de que vamos a vivir, no tenemos entrada de dinero, por que no hay ventas”, finalizó.