Exigen a ingenios tratar sus aguas

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Región.- Las industrias azucarera y alcoholera son las principales contaminantes de los ríos de la región.
Ecologistas exigieron a la Secretaría del Medio Ambiente y Comisión Nacional del Agua, obligue a los dueños de esas fábricas a presentar un plan de trabajo en el que obligatoriamente tengan plantas de tratamiento de aguas residuales antes que inicie la molienda de caña, pues de lo contrario los desechos caerán nuevamente al río Atoyac y demás afluentes de la zona.
En noviembre iniciarán las primeras pruebas de molienda de caña, y también las descargas de aguas residuales a los principales afluentes de la zona.
José Luis Medina, integrante del grupo de voluntarios que resguarda el río Atoyac, recordó que el año pasado pidieron a los dos organismos obligar a las industrias a dotarse de infraestructura para evitar siguieran contaminando, se comprometieron a realizar altas inversiones, la zafra en breve llegará y exigen que representantes de esas factorías les muestren los avances que presentan en los métodos para no contaminar.
Refirió que durante años, la alcoholeray el ingenio Central Potrero han contaminado los mantos acuíferos de la región y recordó que inspectores ambientales recorrieron las zonas afectadas cuando terminó la zafra y no encontraron evidencias de descargas, sin embargo se comprometieron que en esta moliendaambas fábricas deberían contar con planta de aguas residuales, de lo contrario serían sancionadas.
“No vamos a dejar que empiecen molienda, basta de engaños que dejarán de contaminar al río Atoyac y demás arroyos, estamos cansados de ver que en época de zafra las aguas de los ríos se conviertan en aguas negras, estamos a tiempo que los organismos federales actúen y les exijan a los dueños de industrias muestren los métodos que utilizarán para no arrojar sus desechos a los ríos”, señaló José Luis Medina.
En reuniones de colectivos en defensa del río Atoyac, dijo que el acuerdo será prohibir el inicio de la próxima zafra en caso que no muestren a las autoridades ambientales y a grupos de ecologistas las medidas que implementarán para no arrojar sus desechos a los afluentes.