‘Si no morimos de covid, de hambre sí’

dav

Raymundo García García
El Mundo de Orizaba

Jubilados y pensionados del ingenio El Carmen se manifestaron ayer afuera de las instalaciones de la factoría en protesta porque la empresa les debe más de un año de su jubilación, lo que suma más de 7.8 millones de pesos.
“Manifestamos nuestra inconformidad porque no nos han pagado durante 13 meses, siempre venimos y sólo nos hacen dar vueltas, nos dicen que mañana, nos regañan que venimos a protestar porque nos dicen que se nos puede pegar la enfermedad, pero ¿qué podemos hacer?; si no nos morimos de covid, nos vamos a morir de hambre”, dijo Mario Ortiz Jiménez, representante de los pensionados y jubilados del ingenio El Carmen.
Son un promedio de 280 jubilados que se han visto afectados con el retraso del pago de su prestación.
Por este concepto la empresa tendría que erogar un promedio mensual de 600 mil pesos, que multiplicado por los 13 meses hacen una deuda de más de 7.8 millones de pesos.
Aseguraron que el fin de semana les depositaron sólo el 50% de lo que corresponde a un mes; es decir, si un trabajador tenía que cobrar $700, sólo recibió $350.
En una situación similar se encuentran unas 67 mujeres que reciben pensión alimenticia para sus hijos, por lo que se unieron a la manifestación. A ellas les adeudan unos $300 mil por pago de dos meses, más el bono de las vacaciones.
“Se supone que es dinero que fue trabajado por los empleados y ya se los descontaron a ellos. Nosotras somos de pensión alimenticia y hasta ahorita no nos ha caído el pago, llevamos semanas aquí en entrevista y después de tanta presión nos depositaron sólo el 50%”, dio a conocer María Teresa Rodríguez Casiano, pensionada.