Asesinan a tortillero

Miguel Guerrero
Diario El Mundo

Amatlán.- De al menos dos impactos de arma de fuego, fue asesinado el propietario de una tortillería en la localidad de Río Seco, donde presuntamente intentaron privarlo de su libertad; la víctima y sus empleados iniciaban la jornada labora del domingo cuando fueron sorprendidos por los delincuentes quienes lograron escapar. De acuerdo a las primeras indagatorias, alrededor de las 04:40 horas de ayer, cuatro hombres arribaron a bordo de una camioneta tipo minivan color verde y en una motocicleta, y se estacionaron frente a la tortillería “Tío Bolo” ubicada en la avenida Heriberto Pérez y calle Pedro Hernández de dicha congregación. Sin sospechar lo que ocurriría, los trabajadores siguieron con sus actividades para empezar a trabajar la máquina. Los sujetos ingresaron al establecimiento y a punta de pistola sometieron a todos los que se encontraban en el local, para despojarlos del dinero y otras pertenencias, a la vez que con palabras altisonantes preguntaban por el propietario, pero de inmediato se dieron cuenta quién era. Nicolás Mendoza Mendoza, de 56 años de edad, forcejeó con los delincuentes, quienes intentaban sacarlo de la tortillería pero la víctima opuso resistencia, por lo que los plagiarios accionaron sus armas y le dispararon en al menos dos ocasiones, mientras las empleadas se cubrían para evitar ser lesionadas.

Las diligencias

El comerciante quedó malherido por lo que murió segundos después, mientras los responsables se daban a la fuga a bordo de sus vehículos. Personas que se percataron de lo ocurrido solicitaron la presencia de las fuerzas del orden a través del número de emergencias 911. Elementos de la Policía Municipal acudieron al lugar y al tratar de auxiliar al comerciante, notaron que no contaba con signos vitales, por lo que acordonaron el lugar de acuerdo al protocolo de cadena de custodia, y dieron parte a la autoridad competente e iniciaron con la búsqueda de los responsables. Personal de la Fiscalía Regional, policías ministeriales y peritos llevaron a cabo la recolección de indicios, ordenaron trasladar el cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo), e iniciaron la carpeta de investigación correspondiente.