El Yute: de industria manufacturera a residencial privado

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Jesús Víctor García Reyes*

El auge industrializador de la fábrica Santa Gertrudis, conocida popularmente como el “Yute” en el siglo XIX (1892), contrasta ahora, en el siglo XXI (2020), con la destrucción de su patrimonio inmobiliario y, la edificación de un complejo residencial privado.
No hay duda que los tiempos cambian y esta factoría es muestra de la privatización de los edificios históricos en Orizaba.
Orizaba se caracterizó durante la dictadura de Porfirio Díaz, (que se apropió del poder político nacional por 34 años), en un municipio donde se acrecentó la explotación de los obreros, jornaleros y peones.
Capitalistas extranjeros procedentes de Inglaterra, asociaron capitales con negociantes mexicanos, dando origen a la fábrica de Santa Gertrudis, tradicionalmente conocida como el “Yute”, para la elaboración de productos a base de una planta correosa, originalmente traída de la india.
La transformación de este insumo, produjo sogas, costales, mecates y una tela para bordar de color café, necesarios para la época.
La transición de la economía en México, pasó por un proceso violento de construcción, debido a que las haciendas, dejaban de ser “unidades de producción” importantes para darle el paso, a la incipiente industrialización mexicana.
Aquellas primeras industrias, se forman en el país, con capital extranjero, dado que la “concentración de capitales”, durante la dictadura de Porfirio Díaz, estaba en el 1% de ricos de la capital y los estados de la República.
El municipio de Orizaba y su valle (región), fueron propicios para instalar factorías textiles por su clima templado y húmedo, las vías del reciente ferrocarril México – Veracruz, el agua de manantiales del volcán y, principalmente, por la gran cantidad de fuerza de trabajo “libre” para contratar , cómo obreros.
Estas fueron las circunstancias que favorecieron establecer la fábrica de “Yute” en Orizaba. El yute es una fibra sacada del ixtle y el henequén y de otras plantas que se traían de la India.
Se comercializó rápidamente en México y fue muy solicitada en Centro América y el Caribe.
Con la instalación de la industria textil en Orizaba (Cocolapan, Cerritos, El Yute), el capitalismo de finales del siglo XIX, inició sus ciclos de explotación obrera en el municipio.
Lo mismo pasó, intensivamente, en Río Blanco, Nogales, Cd. Mendoza, en la franja regional contigua y, en otros estados, cómo Tlaxcala y Puebla, donde también hubo inversiones extranjeras, en el mismo ramo.
El capitalismo explotador de la clase obrera, se había instalado en México desde mediados del siglo XIX (1850), siendo a finales (1890), donde su ciclo de extracción de capital, fue más intenso y la explotación brutal.
La “concentración de capital” en unos cuantos millonarios en el país, fue una de las causas principales, para preparar el terreno del estallido de la Revolución Mexicana en 1910 y su prolongación hasta 1917.
Los obreros del Yute, al igual que los de Cocolapan y Cerritos, fueron integrantes del “Gran Círculo de Obreros Libres”, asociación que educó en la lucha política y sindical, a los trabajadores de la región.
Los sindicatos independientes, dominaron la primera etapa de la organización obrera hasta 1930, donde los sindicatos son controlados por la CROM y CROC, sindicatos “oficialistas” o “controlados” por el gobierno.
El sindicato del Yute, se distinguió por sus exigencias laborales. Hizo que se les construyeran espacios para vivienda obrera, llamados “los cuartos del Yute”.
Los cuartos, fueron pequeñas casas, para tener cerca de la fábrica a los obreros, con el fin, de que llegaran temprano a sus labores. Los terrenos apropiados por la fábrica eran extensos, situados en la cercanía de Barrio Nuevo. La capilla de Santa Gertrudis, que quedó cerca del espacio, fue la que le dio el nombre que hoy recordamos.
Los tiempos de esplendor textil duraron por lo menos 50 años. En 1950, está factoría tiene un descalabro importante. Una huelga estallada por su sindicato obrero, exigiendo mejor salario y prestaciones laborales, mantuvo el edificio cerrado por varios meses hasta su liquidación.
Ahí terminó la industria del yute en el municipio.
Los trabajadores exigieron a los patrones mejores condiciones de vida, que les eran negadas.
Los patrones vivían en residencias y los obreros en pocilgas.
Los patrones controlaron el poder político del ayuntamiento y, por medio de las policías, obligaban a los obreros, con represión de por medio, a trabajar turnos de 14 horas.
Un gran campo de golf era usado por los ricos propietarios de las factorías de la ciudad, ahí su club campestre se deleitaba con torneos, en tanto la clase obrera , pasaba necesidades.
Clausurada la fábrica, funciono como bodegas y el extenso campo, cómo club de golf Santa Gertrudis.
Ahí la burguesía Orizabeña, unos cuantos del lugar, disfrutaban banquetes y tertulias, mostrando su alejamiento con el pueblo trabajador.
En 1999, inversionistas locales compran el casco del histórico edificio “desmantelado” y el hermoso campo de Golf, años después, derrumban cualquier vestigio histórico del lugar y, en su lugar construyen un complejo residencial llamado “Santa Gertrudis”, que es cómo se conoce en nuestro tiempo.
Cabe hacer referencia que en esta compañía, se introdujo el juego de Futbol, cómo un distractor para los obreros, pensando con ello, que fueran menos aguerridos en sus exigencias laborales.
Se afirma que fueron técnicos industriales escoceses de la factoría, los que lo introdujeron en Orizaba, en 1898.

Para la elaboración de este artículo nos apoyamos en las siguientes fuentes documentales y bibliográficas.
En este caso, ha sido muy útil el documento de la Dra. Eulalia Rivera Carbó: “Moviendo Telares e Iluminando la Ciudad”: de la industria local a la globalización empresarial, del Instituto de Investigaciones Dr. José Luís Mora (Cd. De México), en una ponencia presentada en Enero del año 2012, en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona, España.
También del libro “La Formación del Capitalismo en México” de Sergio de la Peña, ed.
S. XXI, 1985. De la “Historia General de México”, tomo 2, ed. Colegio de México, 1995 y; el capítulo segundo de la tesis doctoral en Sociología denominado “La Mercantilización Urbana en el Municipio de Orizaba”, ed. BUAP/ Conacyt, 2019, escrito por el autor de estos tres artículos, que complementan la serie de la Historia Textil en Orizaba, un análisis con un enfoque nuevo.

*Politólogo (UNAM).
Sociólogo (BUAP).
Administrador Público (INAP).
Catedrático.
Investigador Universitario.
[email protected]