Delicia artesanal

Carmen Lara
El Mundo de Orizaba

Altas Cervezas Brewing, nace basándose en que la esencia del movimiento artesanal inicia con la creatividad, las ganas de crear un estilo propio y el sabor de una cerveza, bajo estos conceptos es como Francisco Castañeda Zamudio crea Kambu, una cerveza artesanal 100% orizabeña.

Todo inició como un hobby por mera pasión a las cervezas, desde ese momento han pasado aproximadamente 8 años desde que iniciaron haciendo cervezas en las cocinas de sus casas.

“Este proyecto sale como una respuesta al amor a la cerveza, además de una herencia familiar pues mi padre y mi abuelo trabajaron en el proyecto de esta bebida”, señala el fundador Francisco Castañeda Zamudio.

Es por esta razón que Francisco creció viendo a la cerveza como un alimento de una dieta, como parte de una cultura alimentaria, decidiéndose a emprender este proyecto, viendo en él una gran posibilidad de sabores que no han sido explorados.

La artesanal Kambu, es una cerveza de baja fermentación, es decir, que usa un tipo de levadura lager que requiere un poco más de tiempo para llevar a cabo el proceso de fermentación y aproximadamente entre cuatro y cinco semanas están consiguiendo una cerveza artesanal Kambu, “la joya de la familia”, como le dice Francisco.

Kambu ha practicado en el BierFest de Orizaba, así como el de la ciudad de Córdoba, además de participar en Cerveza México, actualmente este producto lo pueden en la región de las altas montañas así como la ciudad de México.

Actualmente por la pandemia algunos puntos de venta de Kambu están suspendidos, sin embargo, los pueden encontrar por redes sociales donde cuentan con servicio a domicilio para todas aquellas personas que estén interesadas en consumir una cerveza 100% artesanal.

PROCESO DE ELABORACIÓN DE KAMBU

El proceso de la elaboración de esta cerveza inicia con la molienda de los cereales malteados con la finalidad de exponer la reserva de almidones que extraerán en la maceración el cuál será el alimento de la levadura.

Lo que buscan con esto es exponer la reserva de carbohidratos en la molienda sin destruir la cáscara por completo para pasar a la maceración, que es un remojo en agua tibia de los cereales para hacer un jugo azucarado que tiene por nombre mosto.

Después de la maceración viene el filtrado, es decir, la separación de los cereales del mosto para pasar a la parte del hervido, en este proceso sólo se hierve el mosto, pues los cereales ya fueron separados, esto sirve para poder utilizar el mosto y esterilizar e inactivar cualquier bacteria que esté en el medio y señalen los lúpulos.

“Los lúpulos son una planta que va a aportar el amargor gracias a los aceites esenciales que contiene, además de que aporta sabores y aromas que permiten que la cerveza tengo un equilibrio”, explica Francisco.

Después del hervor viene la parte del enfriamiento, este paso lo utilizan para crear un ambiente óptimo dónde la levadura puede reproducirse, crecer y hacer el proceso de fermentación, que es cuando la levadura se come los azúcares que se consiguieron en la maceración.

Para posteriormente esa glucosa convertirse en alcohol y en CO2, cabe destacar que este proceso dura dependiendo del tipo de levadura que puede ser de tres a siete días, después de esto se pasa a la fase de maduración, que es el periodo de reposo un poco más largo de la cerveza, donde se irá limpiando y madurando la cerveza verde para hasta después de dos a cuatro semanas tener una cerveza terminada.

Este es el proceso que el fundador Francisco Castañeda Zamudio realiza para poder obtener su cerveza artesanal, por lo cual debido a todo este proceso largo, éstas cervezas suelen tener un precio de 45 pesos, derivado de todo el proceso que conllevan desde su producción, hasta su embotellamiento.

PRODUCIRAN CERVEZA DE CHAYOTE

Actualmente Francisco Castañeda Zamudio se encuentra trabajando en una cerveza con sabor a chayote, con el cual buscan rescatar un alimento local como lo es el Chayotextle.

“Está es una nueva propuesta económica para relacionar a productores locales como lo son los productores de chayote e integrarlos en una plataforma cervecera para estar cuidando estos alimentos y que no desaparezcan estas tradiciones”, enfatiza Francisco.

Hasta el miembro se encuentra en la fase de pruebas, sin embargo, esperan que para el mes de octubre ya esté en el mercado, Castañeda Zamudio, explica que esta es una cerveza muy especial porque no siempre hay chayotextle.

Pues éste se consigue sólo cuando la planta de chayote se tiene que mover y matan a la planta, es por esto que sólo se consigue la raíz del chayote “chayotextle”, al principio y final del año, teniendo hasta ahora una disponibilidad limitada.