Santa Gertrudis y el yute: de la India a Orizaba

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

Con una inversión de 152 mil 740 libras esterlinas, se instaló en parte de la zona Sur de Orizaba la Fábrica de Fibras Duras de Santa Gertrudis en 1894, por los ingleses Alejandro Kinnel, y el señor Weetman, así como Guillermo Landa y Escandón.

A finales del siglo XIX hubo un gran desarrollo industrial en el Valle de Orizaba debido a que el 1 de enero de 1873 se había inaugurado el Ferrocarril Mexicano ruta México-Veracruz, pasando por Orizaba, y desde el trazo de las vías, los ojos de los inversionistas se pusieron en la ciudad, al ser una tierra de oportunidad, aun cuando ya estaba instalada la fábrica de Cocolapan.

Armando López Macip, historiador de la región, hizo una remembranza del seguimiento de la Fábrica de Fibras Duras de Santa Gertrudis, que dio trabajo a más de 400 familias de la región, y que se logró tras una inversión conjunta con los dos ingleses y el mexicano Guillermo Landa.

El nombre de la fábrica se dio en honor a la iglesia Barroca antigua que se situaba en frente, dejando el proyecto de construcción de la fábrica al ingeniero Arturo Coca. Fue inaugurada el 13 de diciembre de 1894 con la presencia del general Porfirio Díaz, en calidad de Presidente de la República Mexicana.

El espacio de la instalación de la fábrica fue un punto estratégico por estar junto a las vías del ferrocarril, pues su materia prima basada en yute era traída de la India, así como utilización de materia prima mexicana, como el ixtle y el henequén.

La Fábrica de Fibras Duras de Santa Gertrudis se dedicaba a la producción de cuerdas, cordeles, reata, alfombras, sacos, entre otros productos, todo ellos utilizados con gran demanda, haciendo que la fábrica prosperara de manera rápida y durante muchos años, ya que el consumo era bastante fuerte.

López Macip señaló que a finales del siglo XIX se tuvo un gran desarrollo en Orizaba, en esos años el Valle se convirtió en el corredor industrial más importante de México, donde el ferrocarril fue el factor principal del progreso de la zona.

Fue hasta 1950 cuando la Fábrica de Fibras Duras de Santa Gertrudis funcionó, con el estallamiento de una huelga, dejando como opción para los inversionistas el cierre de la planta, pues en ese momento el petróleo ya había sido explotado, y junto con él sus derivados, empezando la producción de fibras sintéticas en otras partes del país, y con ello se provocó la desaparición de las fibras duras. Las instalaciones se dejaron en renta de bodega para la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma.

Cuartos del Yute

A la par de la construcción de la Fábrica de Fibras Duras de Santa Gertrudis, el ingeniero Arturo Coca construyó los cuadros del Yute, con el propósito de ser habitados por los obreros.

Mientras que en el espacio que actualmente ocupa el Instituto Mexicano del Seguro Social, formaba parte de las propiedades de los inversionistas, donde se encontraba el campo de futbol, y fue en 1898 que llegaron a la ciudad técnicos de origen escocés, trayendo el futbol a Orizaba.

La actualidad

Lo que un día fue una gran fábrica prospera y principal fuente de empleo para las familias de la zona, es actualmente un fraccionamiento privado.

Esta reconversión, se dio en 1999 cuando el ingeniero Luis Rodríguez Príncipe, asociado con otras personas que tenían derechos sobre el campo de golf, adjunto a la fábrica, que se decidió hacer el Fraccionamiento Residencial Santa Gertrudis.