Hacen fiestas y eucaristías ‘clandestinas’

De la Redacción

En pleno pico de la pandemia, en la comunidad de Tlaquilpa se efectuó la fiesta y eucaristía de unos XV años, pese a que las autoridades municipale habían negado el permiso a la familia para su celebración; incluso el sacerdote de la parroquia se negó a hacer la misa.
A decir de algunos habitantes, la familia recurrió a un párroco de Orizaba para la homilía; ante esto la Diócesis de Orizaba reiteró su compromiso de proteger la integridad de sus fieles, recordando que por la pandemia están suspendidas todas las bodas, bautizos, XV años, confirmaciones y primeras comuniones, de acuerdo con la disposición del obispo Eduardo Cervantes Merino.
Reitera que han tenido que posponer sus celebraciones hasta fechas indefinidas y apelaron a la buena conciencia y obediencia de las personas para que no se cometan actos sacrílegos, matrimonios inválidos o sacramentos nulos.