Vence ‘tregua’ de los bancos

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

El plazo que otorgaron los bancos para diferir pagos se terminó, es por ello que un total de 8.3 millones de créditos que fueron incorporados al programa de diferimiento de pagos de intereses y capital a plazos entre cuatro y seis meses, tendrán que reanudar sus abonos entre agosto y septiembre.
Este mes se acaban los cuatro meses que distintos organismos dieron a sus clientes para diferir sus pagos. Por eso como parte de las medidas de apoyo a los usuarios que han resultado afectados por la pandemia del covid-19, la mayoría ingresó al programa entre abril y mayo, por lo que los clientes deberán empezar a pagarlos entre agosto y septiembre.
Con datos de la Asociación de Bancos de México (ABM) de los 8.3 millones, 3.3 millones son créditos a micro, pequeñas y medianas empresas y créditos personales para personas físicas con actividad empresarial; 2.8 millones tienen que ver con tarjetas de crédito; 1.8 millones son créditos de consumo no revolvente, de los cuales 800,000 son personales, 757,000 de nómina y 267,000 automotrices; y 301,000 son créditos hipotecarios.
Según el organismo detalló que el monto por intereses acumulados en los créditos con diferimiento de pagos al plazo de cuatro meses suma 35 mil 263 millones de pesos, y si se consideran los que pidieron el diferimiento a seis meses, el monto es de 49,946 millones de pesos. Esta es la cifra que dejarán de recibir los bancos por intereses.
Esos cerca de 50 mil millones de pesos, equivalen a 44 por ciento del presupuesto del programa de adultos mayores del Gobierno Federal contemplado para el 2020.
Después de que terminen los plazos de diferimiento, la banca evaluará cada uno de los casos para ver cuál es su situación económica y el tiempo que necesita para retomar los pagos.