Fertilizantes amigables

Adoración Castelán
Diario El Mundo

El abono orgánico es un fertilizante que proviene de animales, humanos, restos vegetales u otra fuente orgánica y natural.Los abonos orgánicos nos garantizan un mejor desarrollo en nuestra vida, pues si los utilizamos en nuestros cultivos, estos no van a estar tan contaminados como lo estarían si empleáramos abonos procesados, los cuales están fabricados por medios industriales y pueden llegar a ser nocivos.
La importancia de su utilización en las tierras se debe a que los abonos orgánicos son fuente de vida en el suelo y se encargan de la nutrición de las plantas. Como sabemos, el suelo no puede producir el alimento por sí solo, por lo que el abono orgánico se convierte en la fuente de vida para ellas, ya que cuentan con millones de microorganismos que transforman a los minerales en elementos comestibles para las plantas.
“Todas las plantas, sean ornamentales u hortícolas, necesitan captar minerales y otros elementos de la tierra para poder crecer correctamente y dar su fruto. Si carecen de algunas de estas sustancias presentan síntomas variados que pueden llegar a poner en peligro la cosecha. Por lo tanto, es indispensable garantizar la adecuada aportación de nutrientes para plantas, teniendo siempre presente las condiciones del cultivo y del suelo para evitar problemas por excesos o carencias de minerales”, nos comentan Abigail Regueyra y Juan Carlos Santos, activistas de “La Mancha Verde”, y por ello nos comparten cuatro recetas muy fáciles de realizar y sin gastar, las cuales aportaran los nutrientes esenciales a las plantas para su óptimo desarrollo y vitalidad. ¿Te animas a prepararlas? Toma nota.

1.- Fertilizante orgánico de plátano
La cáscara de plátano tiene múltiples beneficios para nuestras plantas. Su importancia consiste en las cantidades de potasio que contiene, precisamente este mineral transporta los nutrientes por las plantas y fortalece la formación de flores y frutos. Normalmente se puede identificar de forma sencilla cuando la planta tiene falta de potasio; si las hojas se ponen amarillentas o rizadas es el momento adecuado para usar este abono.
Modo de preparación:
II Necesitas alrededor de 7 cáscaras de plátano por litro de agua.
II Corta las cáscaras en trozos pequeños y ponlas en una olla.
II Colócalas al fuego y déjalo hervir.
II Apaga el fuego y deja reposar, una vez que esté fría está lista para su aplicación.
Recomendaciones: Poner dos partes de la mezcla en el atomizador y dos partes de agua, aplicando de manera foliar (hojas) cada tercer día por la mañana o por la tarde. Guardarlo en un lugar fresco y a temperatura ambiente, si lo haces en el refrigerador es mejor, permanecerá en buen estado por 15 o 20 días.

2.- Fertilizante orgánico de sábila.
La sábila o aloe vera no es solamente un suplemento natural para las personas, sino que está comprobado que también aporta grandes beneficios a las plantas a través de una amplia gama de nutrientes, ayudando a que se defiendan de plagas y enfermedades, y mejorando el desarrollo de la raíz. El aloe vera contiene muchos compuestos que pueden ayudar a las plantas a protegerse de enfermedades, ya que contiene niveles elevados de acemanano, un polisacárido con efectos antivirales, antibacterianos y anti fúngicos. También presenta dosis elevadas de saponinas, descubiertas como agentes protectores ante amenazas de microorganismos perjudiciales, hongos y moho. Además de prevenir enfermedades, las saponinas ayudan a revitalizar el suelo y permiten que el agua penetre en las raíces. Las saponinas también son tóxicas para algunos insectos y ayudan a evitar las invasiones de plagas. El ácido salicílico es otra sustancia beneficiosa que se encuentra en el aloe vera, y que desencadena una respuesta en las plantas llamada resistencia sistémica adquirida (RSA)..
Modo de preparación:
II Cortar una hoja de aloe vera, desde la base.
II Quitar la sustancia amarilla (Acíbar), eliminar las espinas y la punta en caso de estar seca.
II Cortar en pedazos y licuar con un poco de agua.
II Filtramos y diluimos la cantidad obtenida en un litro de agua.
II Finalmente regamos foliar o al suelo.
Recomendaciones: Aplicar temprano en la mañana o al finalizar la tarde. No debes almacenar este abono natural, aplícalo en el momento.

3.- Fertilizante orgánico de cola de caballo
La cola de caballo sirve para prevenir la mayor parte de plagas de hongos, gracias a la concentración en ácido silícico que posee. Esta planta, nos ayudará a combatir algunas plagas como la araña roja o el pulgón. Además puedes pulverizar el terreno donde vayas a sembrar tus plantas con cola de caballo (Para prevenir el ataque de hongos).
Modo de preparación:
II Adquiere un rollito de cola de caballo para 1 litro de agua.
II Hierve agua con la cola de caballo.
II Dejar enfriar, colar y guardar en un frasco de cristal.
II A la hora de aplicación, diluyen una proporción de la mezcla con cuatro partes de agua.
II Después coloca la mezcla dentro de un atomizador y listo. Ya podrás utilizar la solución como insecticida y aplicarla a las hojas y tallos de tus plantas. Con este insecticida orgánico, no solo las protegerás de plagas, sino también conseguirás reforzarlas.
II Aplica cada 7 días en las plantas más propensas a ataques de hongos. Si ya tienes el hongo instalado aplicar cada tercer día.
Recomendaciones:
II El procedimiento para rociar las plantas se realiza mejor por la noche, en clima tranquilo y despejado o temprano en la mañana.
II Aplicarlo foliar o al suelo.

4. Fertilizante orgánico con cáscaras de cebollas
La cebolla la podemos utilizar para muchas cosas en la cocina, es saludable y además proporciona un buen sabor a los platos. Pero un dato importante de la cebolla es que su piel tiene muchos nutrientes, así que te invitamos a reutilizar las cáscaras de la cebolla que salen de tu cocina; es algo que tus flores y plantas te van a agradecer. La cebolla contiene gran cantidad de calcio, potasio, magnesio, hierro y cobre. También aportan vitaminas, combaten hongos y bacterias, por esa razón es un abono líquido perfecto para cualquier planta, esté en floración o no. Estos son nutrientes esenciales muy buenos para las plantas.
Modo de preparación:
II Llena el fondo de un recipiente con la cáscara de la cebolla.
II Vierte un poco de agua y deja reposar una noche con una tapa.
II Cuela la piel de la cebolla.
II Riega las plantas con el nutritivo líquido restante.
Recomendaciones:
II Almacena el abono en un lugar fresco y sombrío, si puede ser en el refrigerador mucho mejor. Lo ideal es usarlo cuanto antes ya que pierde propiedades con el paso del tiempo. El procedimiento para rociar las plantas se realiza mejor por la noche, en clima tranquilo y despejado o temprano en la mañana. Puedes aplicarlo foliar o al suelo. La cantidad que necesitas es de dos puñados de cáscaras de cebolla por cada litro de agua. Cada 15 días.