Exquisito sabor de altura

Karla BonastRe Ch.
Colaboración Especial

En la zona de las Altas Montañas, rodeado por un sinfín de fincas cafetaleras, que dan razón a su nombre, se ubica el municipio de Ixhuatlán del Café, un lugar lleno de olor y sabor a este producto, catalogado ya como un territorio de buen café. El proceso que va desde la plantación de la semilla pasando por la cosecha, el secado, molido y tostado, hasta llegar a la taza del café, es muchas veces artesanal, y sus productores están presentes en cada parte de éste. Es por ello, que cuentan con algunas marcas de café Orgánico, Gourmet y de Especialidad.
Con más de 3,300 productores distribuidos en 13 comunidades, Ixhuatlán del Café es un municipio cuya base de su economía es el café, ya que es su principal actividad agrícola. Debido al gusto y amor por este producto, por la zona, y por todo lo que ésta conlleva surge Todo Café, un concepto que nace en la actual administración del municipio a cargo de la alcaldesa licenciada Viridiana Bretón Feito, quien junto con su equipo de trabajo se dio a la tarea de crear y crecer esta plataforma cuyo propósito es proyectar a los productores de café a nivel emprendedor para que puedan comercializar su producto de manera formal no sólo dentro del municipio sino en sus alrededores, a nivel nacional e internacional.
Ha sido, en gran parte gracias a este concepto, que hoy en día en el municipio cuentan con un promedio de 35 marcas que son partícipes, a lo largo del año, de los distintos eventos de promoción de este producto como parte de Todo Café, funcionando éste como el mejor foro de exposición para sus marcas. En dichos eventos, el 70% de las marcas registradas ha tenido la proyección necesaria no sólo para darse a conocer sino para vender y posicionarse, logrando así -algunos de los productores- que su café llegue a distintos lugares de la república, así como a Estados Unidos y Francia, por mencionar algunos países.
De acuerdo con el ingeniero Javier Illescas, director de Desarrollo Económico de Ixhuatlán del Café, el concepto Todo Café (que inició con 7 marcas) actualmente cuenta con un promedio de 35 marcas de iniciativa privada que buscaban salir adelante con recursos propios. Cada una de estas marcas cuenta con una identidad que los hace únicos y muchos de ellos cuentan con el registro de su marca, mientras los demás se encuentran en ese proceso. Es importante mencionar, que al ser ellos quienes producen y comercializan su café, son los mejores conocedores del mismo y especialistas en la trazabilidad del producto que ofrecen.
La variedad que se cultiva en la región de Ixhuatlán del Café es en su totalidad café arábica. Esta variedad hace que el café producido en la zona se distinga por tener sabores suaves y delicados, dulces, con buena acidez, cuerpo y balance. Dichos atributos se logran gracias a las condiciones del clima propias del municipio, así como de la planta de café y los procesos de producción. Ya sea que vendan su café en grano, o molido con diferentes tostados (ligero, medio o intenso), los productores están comprometidos a entregar en cada bolsa de café la mejor calidad; lo cual es cada vez más factible gracias al apoyo y las herramientas que reciben a través de Todo Café, en donde no sólo cuentan con los distintos eventos en los que participan a lo largo del año, sino con conferencias y talleres enfocados a las áreas que engloban la producción del café, para que puedan volverse expertos en el tema que les atañe.
Quien tiene oportunidad de visitar Ixhuatlán del Café, en un recorrido meramente cafetalero, puede observar que la producción de café es, generalmente, un negocio familiar, o en ocasiones de cooperativas integradas a su vez por familias que ven todas por el mismo bien. Todos y cada uno de los miembros trabajan en todo el proceso del café o parte del mismo, logrando de este modo que su marca pueda alcanzar altos niveles de calidad y excelencia; muchas veces logrando obtener una puntuación de más de 80, la cual se traduce en un café de especialidad.
Lo anterior no es más que el resultado de crecer y vivir rodeados de esta planta que les da la oportunidad, hoy en día, de vivir de lo que la misma tierra les provee, con lo que han nacido y trabajan día a día, para así poder colocar las distintas variedades de café que plantan, en el gusto de las personas que lo consumen. Su amor por los granos de café se siente desde el primer momento y está presente cada vez que hablan del proceso y el cuidado que dan a sus fincas, plantas y granos para poder tener un producto que sea de la mejor calidad no sólo como premio a su esfuerzo de meses sino como ofrenda para quien decide comprar y consumir el café que con tanto amor cultivan.