Los aduladores

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La voz en corto

Octavio Rodríguez Pasquel

En todas las épocas hay quien exagera su servilismo hacia los que ostentan el poder, lo que nos sucede con AMLO no es novedad, a personas del Gabinete las avergüenzan públicamente y se aguantan, son pocos los que han tenido la dignidad para renunciar, sería prolijo enumerar a todos los actos de adulación, sólo me referiré a algunos de los más notorios sobre las personalidades que mencioné en mi anterior entrega las “Coincidencias Históricas”.

Carlota y Maximiliano

Al pisar suelo mexicano nuestros paisanos del Puerto fueron casi indiferentes al arribo, pero de ese punto en adelante fueron apoteósicamente recibidos, a la orilla del trayecto fueron aclamados, en Córdoba  grandes homenajes, al día siguiente se suscitó un hecho vergonzoso del que hay diversas versiones, una que fue en el Puente de Metlac, que se suponía frontera entre Córdoba y Orizaba, en la Garita de Escamela o frente a la Iglesia de los Dolores, el prefecto de la Ciudad  Marcelino Jácome se ofreció con un grupo de personas a deseganchar los caballos para ellos jalar la Carroza Imperial como bestias de carga, a lo que Maximiliano se opuso por lo indigno.

En Puebla y en la Ciudad de México siguieron las demostraciones de regocijo, entregándose al príncipe extranjero.

Maximiliano y Carlota vivieron en Orizaba en la Hacienda de los Bringas de los que se hicieron amigos, principalmente de José Luis el jefe de familia, les gustó la Hacienda de Jalapilla , nuestro valle, el clima, la cantidad de especies de mariposas y las familias orizabeñas,  pero esa es otra historia.

Se ha dicho que la emperatriz era soberbia en la Capital de la República por el trato que daba a los que consideraba sus súbditos, hablando seis idiomas, sobre las señoras mexicanas decía: son incultas, en geografía lo único que saben es de España por su origen criollo, de Roma por el Papa y de París porque de ahí les llegan sus vestidos y añadía que nunca las vio con un libro, salvo el de oraciones.

Es lamentable que no se enterara que ya en el virreinato existió Juana de Asbaje “Sor Juan Inés de la Cruz” que deslumbró, incluso en Europa, con sus versos y su prosa, como también es una lástima que llegó muy pronto para poder enterarse: de Rosario Castellanos, de Griselda Álvarez la primera Gobernadora que tuvimos y así muchas otras que se han distinguido a través de nuestra historia.

Carmen Romero Rubio

La esposa de Porfirio Díaz recibía diariamente versos y descripciones ridículas de su persona, que algunas de esas excelencias tal vez tuviera pero eran tan exageradas que llegó a exclamar: “algunas veces no sé si soy un ángel, querubín, diosa, lirio, margarita, jazmín o mujer para que se me esté envolviendo en esa horrible nube de fétido incienso”.

Adolfo Ruiz Cortines

Un burócrata gris, gris, gris, aunque fue honesto y austero en una época que se necesitaba, por el despilfarro de la administración anterior, pero se dio en un periodista cuyo nombre no recuerdo, una de las frases más serviles entre tantas que ha habido: “desde su primer llanto en la cuna se dedujo que era un ser extraordinario y que llegaría a la Presidencia de la República”.

López Gatell

Igual que la “Chilindrina” de Gómez Bolaños “Chespirito”, como nos dice una cosa nos dice la otra o  decía el nefasto ExPresidente Luis Echeverría: “Estoy a favor,  en contra o todo lo contrario”. López Gatell sin pudor dio muestras de su servilismo al declarar, empezando la pandemia en el mes de Marzo, que estaban preparados,  minimizando el daño, porque el poder moral de López Obrador acabaría con el virus y únicamente tendríamos de 6,000 a 7,000 defunciones,  ya estamos llegando a las 50,000 y contando.

El periodista Jorge Hernández

En el sexenio de Ruiz Cortines en pleno dominio del PRI escribió lo siguiente:

“México está ciego, sordo y tiene hambre

La gente es ignorante, pobre y estúpida”.

Plasmó en estos renglones todo lo malo que nos ha venido sucediendo a través de los años.

[email protected]