Vive una familia ‘calvario’ por covid

Ante el dolor de haber perdido a un miembro de la familia por esta enfermedad, ahora se

enfrentan a discriminación y señalamientos de vecinos ante el temor de ser contagiados

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Acultzingo.- Familias de pacientes diagnosticados erróneamente con covid-19, denunciaron estar siendo discriminados ante el pánico que se ha generado, con un nudo en la garganta por el dolor de haber perdido un familiar, explicaron el ‘calvario’ que han tenido que sufrir al ser señalados de ser portadores del virus sin existir pruebas.

Una habitante de la comunidad de Potrero relató que su suegro enfermó y sin conocer su diagnóstico, las autoridades comunitarias anduvieron informando que tenían covid-19 sin haberles practicado las pruebas correspondientes.

“Anduvieron en todo el pueblo diciendo en bocinas que si el virus se esparcía era nuestra culpa”.

Indicó que el Ayuntamiento se adjudicó la compra del ataúd para su suegro, no obstante, la familia aportó cinco mil pesos para el ataúd.

“A toda la gente la amenazaron, que no se nos acercaran”. Comentó que el día que su suegro falleció estaban sanitizando cerca de su casa, “regresó de ver al doctor porque se había sentido mal y vio que andaban fumigando por su casa, se espantó mucho, al entrar a la casa su corazón se detuvo y murió en los brazos de mi hijo”, comentó la vecina de Potrero.

Han pasado dos meses de ese trágico hecho y ningún familiar o vecino cercano se ha contagiado o muerto por síntomas de covid-19.

“Sin que se confirmara si era el virus nos discriminaron, nuestras propias autoridades nos discriminar.

Solicitan pruebas; nunca las hicieron

La síndica Esperanza Huerta y el alcalde René Medel, decían que éramos 40 los infectados de covid-19 y le pedimos que nos hicieran la prueba pero al día de hoy no se nos a hecho la prueba y aquí seguimos sin presentar síntomas o algún malestar.

Según nos llevaron despensas y nos las aventaron.

Entraron ambulancias para llevarse a personas que supuestamente estaban infectadas pero a mi suegro no se lo quisieron llevar, lo dejaron ahí morir.

A las personas de las tiendas les dijeron que no nos vendieran, el del agua purificada nos dejaba el garrafón dos cuadras antes de nuestra casa y el de las tortillas y el pan no lo dejaban pasar.

Fueron nuestros vecinos los que nos dieron de comer”. Esperan la intervención de autoridades federales y estatales para que verifiquen el actuar de sus autoridades locales, a fin de que se eviten malas prácticas.

FRASE

“Regresó de ver al doctor porque se había sentido mal y vio que andaban fumigando por su casa, se espantó mucho, al entrar a la casa su corazón se detuvo y murió en los brazos de mi hijo”.

Vecina de Potrero, acusa discriminación