Latente el covid en niños

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

La pandemia del covid-19 ha puesto en jaque al mundo, y en nuestro país ha revelado al deficiente sistema de salud. Hoy el virus ataca a cientos de niños y adolescentes provocándoles la muerte ante la identificación tardía de síntomas y signos de alarma.

Considerada como una enfermedad oportunista, el virus ha contagiado a más niños y adolescentes en México. Hay 14 mil 369 niños y adolescentes, de cero a 19 años, contagiados. Y mas de 130 han perdido la vida en esta pandemia.

En Veracruz, los casos de covid-19 en niños y adolescentes también va a la alza. Se han confirmado 262 casos. Hay además, 102 sospechosos y 6 defunciones.

En la región hay 14 niños y adolescentes confirmados con covid-19. Otros 19 están reportados como sospechosos, según la Secretaría de Salud al 31 de julio.

Orizaba reporta 8 casos confirmados; además hay 12 sospechosos.

En Río Blanco se han confirmado 2 casos y registra un caso sospechoso.

Nogales, Ixtaczoquitlán y Rafael Delgado registran un caso confirmado y uno sospechoso.

Mientras que Zongolica registra un caso confirmado. Y los municipios de Atzacan, Atlahuilco y Ciudad Mendoza registran un caso sospechoso, respectivamente.

Debilidades

El alergólogo Omar Jiménez Sandoval señaló que el covid-19 es una enfermedad oportunista que ataca a la persona en sus debilidades de salud.

Y en el caso de los niños, uno de los síntomas primordiales, que poco se presenta en adultos, es la diarrea. Se presenta un cuadro de infección gastrointestinal acompañado en ocasiones por temperatura.

El covid-19, dice, ya no es una enfermedad que ataque a personas de 40, 50 o más. Hoy los niños y adolescentes, que se supone tienen que estar en confinamiento, también están siendo contagiados.

La naturaleza del niño propicia que muchos de los síntomas puedan pasar desapercibidos. Por ejemplo, un niño que tiene temperatura, generalmente no dice que se siente mal. Empiezan a hacerlo cuando tiene 38 o 39 grados.

“Antes se les ponen los ojos brillosos y rojos porque ellos, entre sus juegos y distracciones, lo menos que hacen es comunicar; sin embargo, los padres deben de estar atentos… cómo se sienten, deben ver su tono de piel, su semblante”, comenta.

Deben poner atención si los niños tienen gusto por la comida, si la huelen, ver hasta el color y la consistencia de la material fecal, o si tienen manchas en la piel o hinchazón.

Síntomas

Los niños con covid-19 suelen presentar síntomas un poco variados a los que presentan los adultos; sobretodo los síntomas relacionados con enfermedades gastrointestinales.

“El niño no se queja, al niño hay que preguntarle, al niño hay que cuidarlo, al niño hay que revisarlo; al adulto no porque desde el primer momento en que dice que le duele la cabeza, sabe que algo está pasando”, comenta.

Pero en el niño no es así. Depende de la edad, hay niños que no se quejan, hay niños con conjuntivitis y pareciera  que no tienen nada y quien puede pensar que una conjuntivitis es también un síntoma de covid-19.

Hizo un exhorto a los padres de familia a estar muy atentos ante cualquier cambio físico o emocional que presenten sus hijos.

“A veces un cambio de humor puede deberse a que se tenga la temperatura elevada, y simple y sencillamente está de malas el niño y no dice nada”, comenta.

Lo que tiene que hacer la mamá es aprender a usar el termómetro, dice el especialista que este es un aditamento que toda madre de familia debe de tener en su casa, y no solamente en estos tiempos de coronavirus sino en todo momento puede ser muy útil para medir la temperatura de los pequeños y ver que algo no está bien.

El Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) señala que el mayor porcentaje de contagios por coronavirus se da entre los 12 y los 17 años, con 2.912 casos. Después está el grupo de edad de entre cero y 5 años y, por último, los situados entre los 6 y los 11.

Aunque este grupo de edad no ha sido catalogado de alto riesgo, también los niños y adolescentes están expuestos a contagiarse, enfermar, y en algunos casos incluso no lograr sobrevivir.

Señales de alarma

– Respiración rápida.

– Hundimiento de costillas.

– Quejidos.

-Coloración morada o azulada alrededor de la boca.

– Fiebre que no se controla fácilmente.

– Dificultad para beber o amamantarse.

– Somnolencia.

– Diarrea y/o vómito.

– Hinchazón en extremidades.

Guía para los familiares

1. Si crees que tu hijo puede estar  infectado, contacta con su pediatra de atención primaria por teléfono. No debes acudir al centro de salud a urgencias. En caso de duda, puedes llamar al teléfono habilitado por las comunidades autónomas para este fin.

2. Lávate las manos con frecuencia y haz que tu hijo se lave las manos también con agua y jabón enjabonándose bien por 20 segundos, enjuagando con agua 10 segundos y secándose 10 segundos. Si no tienes jabón, usa alcohol en gel (al menos 60% de alcohol).

3. Mantén una sana distancia de al menos 2 metros de las personas que están tosiendo, estornudando o tienen fiebre. Salúdalos, pero no les des

la mano ni te despidas con un beso.

4. Limpia las superficies de tu casa usando soluciones alcohólicas o líquidos a base de lejía (100 ml. medio vaso cada 4 litros de agua), con especial atención a los juguetes.

5. En caso de estar contagiado, o si tienes síntomas, retira con cuidado las mascarillas y los tejidos (toallas) que has usado y deposítalos en un recipiente cerrado.

6. Explícale a tu hijo qué es el coronavirus y por qué debe protegerse  y que pregunte lo que le preocupe. si lo necesitas, no dudes en pedirle más informacióna tu pediatra.

7. Usa mascarillas si tienes síntomas de gripe o resfriado, especialmente si hay niños muy pequeños. En casa extrema los cuidados si estás con abuelos o personas con patologías. Evita el contacto con los niños.

8. Mantén a tus hijos en casa. Intercala deberes divertidos con juegos y participación en tareas de casa. Es el  periodo más razonable para ver

programas infantiles a ratos. No los lleves al parque, cumpleaños, ni frecuentes espacios con otros niños, no recibas a familia ni a otras

personas en casa.

9. Enseña a tus hijos a toser y a estornudar girando la cabeza hacia su hombro o hacia su codo o en un pañuelo de papel que luego deberás desechar.

Lava después tus manos.