Amargo cumpleaños

Agencias
Tal vez haya pastel de cumpleaños, pero seguro que no habrá fiesta por “Tenet”. Christopher Nolan, uno de los pocos directores actuales que revientan taquillas sin sagas ni superhéroes, celebra hoy su 50 cumpleaños pero lo hará con una mala cara ante el tormento de retrasos de su esperadísima nueva cinta.
Los cines esperaban ansiosos el estreno de “Tenet” para revertir la crisis del coronavirus que ha dejado las salas vacías y sus cuentas en números rojos.
Pero el nuevo proyecto del cineasta, un orgulloso defensor de la gran pantalla, ha sido una víctima más de un penoso 2020 que Hollywood tardará muchísimo tiempo en olvidar.

Retraso interminable
La pandemia ha dejado claro que un plan a corto o medio plazo puede saltar por los aires en cualquier momento.
Y la industria del cine ha aprendido esta lección a regañadientes con un calendario de lanzamientos en 2020 que ha dado más vueltas que un tiovivo.
Pero entre la nebulosa de retrasos y aplazamientos de cintas, Hollywood confiaba en la testarudez de Nolan (y Warner Bros.) para estrenar “Tenet” como si fuera un faro con el que guiarse en medio de la tormenta (o, mejor dicho, como una prueba de riesgo económico sobre cómo podía funcionar una superproducción en medio de una pandemia).

Sin muchas esperanzas
El 17 de julio, fecha inicial de estreno de “Tenet” que se mantuvo durante semanas mientras el resto de “blockbuster” se retrasaban, finalmente se movió al 31 de julio, luego al 12 de agosto y después desembarcó en un aplazamiento indefinido.
Las últimas noticias sobre “Tenet”, un misterioso thriller sobre la manipulación del tiempo que protagonizan John David Washington y Robert Pattinson, señalan que se presentará desde el 26 de agosto en países con las salas abiertas como España, Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Rusia y Reino Unido.
Estados Unidos apunta a un estreno limitado (lanzamiento en solo unos pocos mercados) a partir del 3 de septiembre, pero pensar que con esto termina el culebrón de «Tenet» exige un acto de fe y optimismo muy poco apropiado para estos meses de zozobra pandémica.

Con información de EFE