Oran feligreses en pro de la vida

Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba

Río Blanco.- En la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús se llevan a cabo misa virtuales por el fin del aborto, en donde feligreses católicos se unen en oración para que ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) voten en favor del respeto a la vida.
En la eucaristía del lunes presidida por el padre Helkyn Enríquez Báez, durante su mensaje de homilía dio a conocer que muchas personas, incluidas algunas que fueron bautizadas en el nombre de Cristo, han abandonado al Dios de la vida, y hoy promueven la cultura de la muerte, en donde está el aborto, como le llamaba San Juan Pablo II.
“La eliminación voluntaria, directa como quiera que se realice de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que abarca desde la fecundación al nacimiento, es una cultura de muerte, que hoy vemos como muchos están tratando de imponer razonamientos reales esta cultura”, expresó.
Se trata de exponer y de imponer más bien por una cuestión de orden ideológico, porque hay numerosos documentos científicos y legales que hablan de que la vida humana inicia en la fecundación, y entonces, se reconoce que en la fecundación inicia la existencia de un nuevo ser humano, que aunque está en el cuerpo de la madre, no es el cuerpo de la madre, depende del cuerpo de la madre para desarrollarse.
El embrión, para su desarrollo depende de la vida de la madre, el hecho de que sea embrión como le llaman peyorativamente o de forman científica feto, es un estado de desarrollo, como lo es el niño, el adolescente, joven o adulto.
Afirmó que se debe de reconocer que todo ser humano tiene derecho a la vida, sin distinción, a parte que la vida es un valor sagrado, es un valor fundamental y un derecho, como lo dicen numerosas leyes.
Por eso, “hoy vamos a pedir a Dios que conceda la conversión de aquellos que estando vivos, promueven la muerte de otros seres humanos, que el Señor conceda sabiduría a los Legisladores para que no se sometan al capricho de algunas personas, porque la Ley debe ser fruto de la razón y no del capricho de legislador”.
“Que el señor Dios nos conceda ser constructores de vida, de justicia y de paz”, finalizó su mensaje.

FRASE
“Que el Señor nos conceda a todos construir una patria, un lugar más humano, donde todo ser humano puede ser protegido, sin distinción, ni discriminación, para que otras generaciones posteriores, no nos puedan atribuir a nosotros mismos, como sociedad que abandonamos a Dios que nos dio la vida, promoviendo la muerte”.
Padre Helkyn Enríquez Báez
Párroco del Sagrado Corazón
de Jesús, de Río Blanco