Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 13,31-35:

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos es semejante a la semilla de mostaza que un hombre siembra en su huerto. Ciertamente es la más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece, llega a ser más grande que las hortalizas y se convierte en un arbusto, de manera que los pájaros vienen y hacen sus nidos en las ramas”.
Les dijo también otra parábola: “El Reino de los cielos se parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres medidas de harina, y toda la masa acabó por fermentar”.
Jesús decía a la muchedumbre todas estas cosas con parábolas y sin parábolas nada les decía, para que se cumpliera lo que dijo el profeta: Abriré mi boca y les hablaré con parábolas; anunciaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo.
Palabra del Señor.

Jesús que ha venido a revelarnos lo que estaba oculto nos dice que el Reino de los cielos es tan silencioso y discreto como un granito de mostaza que aparentemente no se ve, pero que ya está presente en muchos hombres que se han creído las palabras de Cristo presentes en las Escrituras; Dios ha penetrado en la historia de muchos hombres cambiando sus vidas, arrancándolos del pecado, descubriéndoles que el cristianismo no son normas de culto que hay que cumplir sino la experiencia del poder y del amor de Dios cambiándoles sus vida.
Dirá en alguna parte san Pablo que el reino de Dios es “gozo y paz en el Espíritu”, nunca será miedo ante Dios, sino deseo ardiente de su segunda venida cuando el Padre en su sabiduría así lo determine y no cuando la imaginación religiosa e ignorante de algunos lo desee.
Lo que todos los auténticos cristianos debemos hacer es vivir nuestra fe, acercarnos al corazón de Cristo presente en la Iglesia para conocer sus secretos de amor, descubrir el camino que nos marca a cada uno y así lleguemos a ser arbustos donde “los pájaros”, es decir, las personas puedan encontrar un refugio, una palabra de consuelo, la presencia de Dios que tanto están necesitando.