‘Enfermar de covid es como arañar el aire’

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

“Tratas de arañar un poco de aire para tus pulmones”, dice Lino al otro lado del teléfono. Él es un sobreviviente de covid-19 y aunque han pasado más de 40 días de su cuarentena aún le cuesta caminar tramos largos, subir las escaleras, pero su motor principal para combatir al virus fue su familia, y Dios no lo abandonó.
Lino Alfredo Marañón Reyes es médico salubrista quien ha estado en primera línea de batalla contra el virus desde abril que llegó la pandemia a la zona. En estos meses no solo ha visto partir a pacientes sino amigos, compañeros y ahora él mismo cuenta su experiencia.
La enfermedad se presentó el 3 de junio: inició con cansancio y malestar general. Después le dieron dolores de cabeza y estomacal, diarrea, cansancio y fiebre, pero para Lino Marañón entre los peores síntomas está la falta de aire, así como el problema mental que puede desencadenar el virus.
El hombre de 41 años y originario de Monte Blanco, Fortín, es un especialista en salud pública, es por eso que ante esta pandemia lo hicieron responsable del área de epidemiología de la Unidad Médica Familiar número 1 de Orizaba.
Al aparecer los primeros síntomas no le dio importancia pues no eran iguales a los del cuadro inicial, lo relacionó con el trabajo en exceso y el estrés; al pasar los días se hizo la prueba del exudado nasofaringeo, dos días después le arrojaría los resultados: positivo a SARS CoV2.

MÁS MOLESTIAS
Los síntomas de manera intensa fueron alrededor de seis días, después le quedó la fatiga que hasta la fecha lo persigue.
“La fatiga que te da es lo peor, te fatigas para bañarte, para comer, masticar y hasta tomar agua, sientes que tu pulmón no alcanza a surtir el oxígeno que necesitas y empiezas a desesperarte. Empiezas a respirar más rápido para compensar la baja de saturación de oxígeno que tienes”.
Lo que le ayudó a salir de su periodo crítico de síntomas fue el apoyo familiar, su esposa, sus hijos, sus hermanos. Recordó cuando estaba solo en el cuarto y que nadie podía entrar a darle una palmada para darle ánimos o checarlo porque era un riesgo para la familia y lo que menos buscaba era contagiar a alguien.
“Fue muy motivante que cuando estas encerrado, de repente entran dibujos o cartas abajo de la puertas y es un mensaje de tu hijo o hija que salgas a jugar, o te extrañamos y eso te compromete a no recaer. Es importante que el paciente se encuentre motivado, con buena actitud y que se ponga un objetivo para salir”.
La gran cantidad de complicaciones y de muertes produce miedo -refiere- pero el trabajo familiar en esta enfermedad es importante para animarse, para obligarse a comer aunque no haya hambre, a tomar líquidos aunque minutos después los devuelva por el vómito que le provocaba para evitar decaer y también el paciente debe comprometerse a ganarle a la enfermedad por los que están esperando afuera.

SU MOTIVACIÓN
“Por la ventana me dejaban mis hijos un plátano o manzana, y aunque sabía que lo iba a dejar en el excusado lo hacía para abrazarlos pronto. Es un trabajo en equipo tanto afuera del cuarto y adentro que te comprometes a comerte todo y a no dejarte caer, a ser disciplinado con tu respiración”.
La falta de aire la describe como cuando alguien está bajo el agua, no aguanta la respiración y la sensación de miedo que provoca el no poder respirar.
“La falta de aire es una ansiedad, es un miedo y nerviosismo… saber que estas respirando pero no te llena el pulmón de aire y sigues sintiendo la necesidad de arañar el aire para que entre en tu cuerpo, sientes como las fuerzas disminuyen y que tienes que reaccionar y concentrar en respirar, en no gastar energías”, dice mientras traga saliva al recordar los momentos difíciles.
Para quienes viven una situación similar o tienen a un pacientes positivo a covid en casa, recomendó que tengan un proyecto a futuro, estén animados y se concentren en recuperarse, además de tener mucha paciencia.
“El que estés de buen humor ayuda muchísimo; si tienes un amigo que tenga covid anímalo, mándale buena vibra, salúdalo. Valoras todas las cosas que tienes, amigos, el tiempo, las pláticas, el comer con amigos y familia. Pierde importancia las cosas materiales y solo te concentras en todo aquello bueno que te rodea, de ir a la playa… valoras mucho a las personas, más que a las cosas. No hay nada más que sea importante que el tiempo con las personas que amas”.

MIEDO
Señala que aunque el miedo te paraliza cuando no se llenan los pulmones de aire, éste se debe dirigir hacia la acción.
“Te tienes que llenar de coraje, de disciplina, de fuerza y optimismo para que salgas adelante. A estas alturas quisiera estar bien, subir escaleras sin problema o atender más rápido a los pacientes, pero te das cuenta que no puedes, que tienes límites y te tienes que llenar de paciencia. Está enfermedad te deja muchas enseñanzas”.
Recomendó mantener medidas para evitar más enfermos y muertos en esta pandemia que ha cambiado el modo de vida, de relacionarse y trabajar.
Pese a las consecuencias que ha dejado covid en su cuerpo continúa atendiendo a pacientes en la Unidad Médica Familiar, donde llegan más pacientes sospechosos, y algunos se rehusan al diagnóstico.