La academia nacional de historia y geografía

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Héctor E. Ortega Castillo

Corrían los años de 1920 (hace casi un siglo ya) y la situación caótica de la Nación Mexicana que originóse una década atrás con el estallido de la Revolución, comenzaba a arreglarse, si bien acaso de forma asaz cautelosa y sin despertar demasiadas suspicacias. Inclusive habría un grupo de intelectuales de nuevo cuño que dedicáronse a estudiar y analizar las consecuencias del mestizaje que cuatrocientos años atrás empezarían castellanos y aragoneses en tierras del Anáhuac.

El principal impulsor de ésta nueva corriente de pensamiento sería el “Maestro de América”, Don José Vasconcelos Calderón, que por aquellos ayeres andaba de rector de la Universidad Nacional de México y que más tarde sería llamado a encabezar la Secretaría de Educación Pública, desde donde andaba por el país repartiendo quijotes y divinascomedias por todo lo largo y ancho del país en un curioso apostolado cultural. Es en 1921 cuando, inspirados en el entusiasmo vasconcelista, un grupo de bachilleres conforman la Unión de la Juventud de Hispano-América (sic), bajo la presidencia de Luis Rubio Siliceo, abogado que fuera el autor del primer proyecto autonómico de la Universidad Nacional.

Pasan varios años y la UJHA crece en delegaciones a nivel internacional. Mas como lo único seguro en aquesta vida es la mutación y la evolución, la agrupación no se queda atrás y trasmuta el 19 de mayo de 1925 en Academia Nacional de Historia y Geografía, S.C., bajo el patrocinio de la Universidad Nacional. Su primer lema fue “Por la Ciencia al Servicio de la Humanidad” y que duraría hasta 1949 cuando el mundo ya era otro y ocurrióseles cambiarlo por uno más acorde: “La Historia nos hermana y la Geografía nos une”.

Tendría el muy esotérico número de 33 miembros fundadores, que en conjunto eligieron al Rector Dr. Alfonso Pruneda (1879-1957) como su Presidente Honorario, y a Don Enrique E. Schulz como su primer dirigente oficial. No obstante, durante casi toda su vida, la ANHG encontróse ensimismada en la Muy Noble, Insigne, Muy Leal e Imperial Civdad de México-Tenochtitlán. Centralismo entendible por aquellas épocas de 1925 en adelante.

Rómpese la maldición en 2015 y, por una de esas casualidades ininteligibles, la primera Filial de la ANHG recayó en la Ciudad de Morelia, en el Estado de Michoacán de Ocampo. Y decimos casualidad, porque historiadores e intelectuales del Estado de Veracruz habían ya iniciado trámites para ser la primera subsede fuera de la Capital del país. Pero si bien en septiembre de ese 2015, la Ilustre Directiva de la ANHG tomó el juramento en la ancestral Guayangareo, un mes más tarde, el 15 de Octubre de 2015 haría lo propio con la Filial Veracruz, cuya sede, orgullosamente, encuéntrase en Orizaba.

Para ese momento ya la Academia Nacional de Historia y Geografía contaba con dos pluviositanos entre sus filas: uno de nacimiento, el Dr. José Romero Güereña; y otra adoptiva, la Maestra Hilda Milena Koprivitza Acuña, de quien emergería la idea de fundar la filial veracruzana en Orizaba, una ciudad muy apasionada por su historia. Y fue en ese octubre de 2015 cuando se tomó posesión de los nuevos miembros y de paso, de la novel directiva, integrándose, además de los ya mencionados, el Ing. Dante Octavio Hernández Guzmán, el Dr. Armando Sacramento López Macip y el Dr. Jorge Isaac Sarquís Ramírez.

Los siguientes cuatro años (2015-2019), la ANHG Filial Veracruz con sede en Orizaba, sería presidida por la Mtra. Milena Koprivitza, hasta que en octubre de 2019 eligióse una nueva directiva, esta vez bajo la batuta del Ing. Josué Hipólito López Hernández. Huelga mencionar a sus actuales miembros, además de los ya arriba citados: Lic. Panayitza Georgina Sierra Ramos, Dr. Gerardo Antonio Galindo Peláez, Lic. Héctor Efraín Ortega Castillo, Dr. Jesús Héctor Trejo Huerta, Dr. José Antonio Márquez González, Ing. Ernesto Rivera Pernia, Ing. Alberto Gochicoa Gómez, CP Laura Adriana Aguilar Gastelú y C. Clementina de la Huerta Valdés.

Por supuesto, no habría que olvidar al recientemente desaparecido Maestro Eduardo Sánchez Carrasco (fallecido el 19 de abril de 2020), a quien le dedico éstas líneas con aprecio y cariño.

[email protected]