‘La pandemia muestra lo mejor de la gente’

Paco Montes
Diario El Mundo

Hace 33 años, Felipe Ávila Flores, inició su camino en el mundo de los meseros. A los 12 años de edad tuvo que entrarle a la chamba y generar dinero. Hoy tiene 44 años, ha sido una vida de satisfacciones, pero hoy, junto a decenas de colegas, enfrenta un gran reto debido a la situación económica a la que nos ha sometido la enfermedad covid-19.
La pandemia ha dado un golpe brutal a la sociedad en la salud pero también en la parte económica, la del día a día, el de la supervivencia. Y existen oficios y profesiones que han sido afectadas de manera considerable.
Uno de los gremios más lacerados ha sido el de los meseros, pues los negocios de comida, de bares, de banquetes, han tenido que suspender actividades, y como “efecto dominó” han sometido a cientos de personas que dependen de esta cadena económica.
“Yo trabajo para servicios eventuales de banquetes, soy chofer, cargador y mesero. Vivo en la colonia México. Me afectó el covid porque no ha habido eventos desde marzo”, dijo.
El último evento al que Felipe acudió fue una fiesta del 21 de marzo, ¡hace más de tres meses! desde entonces no ha habido trabajo. Como el dinero tiene que fluir por cada que de él dependen 4 personas, ha tenido que cambiar de empleo, así ha optado por descargar rollos de tela en una empresa ubiporcada en Peñuela. Sin embargo, la pandemia insiste en afectarlo, y ya le han informado que tampoco habrá trabajo por los próximos dos meses.
Sin embargo, afirma que entre las afectaciones por el covid19, la pandemia también ha sacado lo mejor de la gente, ya que la población golpeada ha recibido ayuda de personas y empresas que los han apoyado otorgándoles despensas. “Gracias a ellos hemos podido subsistir muchos meseros, gracias a sus despensas, sus apoyos, como banco de alimentos, y muchas personas que se han tentado el corazón y nos han podido ayudar”. Felipe agradece a quienes los han ayudado, a quienes se han desprendido de algo para otorgarlo a quienes hoy más lo necesitan.
Sabe que la pandemia no puede contra el buen corazón de decenas de personas que han dado un paso adelante para ayudar a la humanidad. A ellos, a ustedes, ¡muchas gracias!