Incendio en vivienda deja un abuelito calcinado

Erik Cruz
Diario El Mundo

Córdoba.- Un hombre de 67 años de edad murió calcinado ayer en la tarde, cuando se incendió su vivienda a un costado del camino al río San Antonio. De acuerdo a las primeras investigaciones un posible cortocircuito fue la causa del fatal siniestro.
La víctima fue identificada por sus familiares como Carlos Barquero Álvarez, quien era desempleado y vivía solo en su casa de madera y lámina, en la cual al momento de incendiarse trató de refugiarse, sin embargo, no le dio tiempo de salir con vida.
“Vivía sólo, ya le hablaron a sus familiares, quedó en la orilla de la casa, como que quiso protegerse”, contó un rescatista que acudió a la emergencia ocurrido sobre la privada de la calle 12 y avenida 1, de la colonia Centro.
Asimismo, paramédicos de la Cruz Roja brindaron los primeros auxilios a Josefina García, de 65 años, quien sufrió quemaduras de primer grado en el brazo y mano izquierdos, al ser alcanzada por las llamas cuando se encontraba en su vivienda ubicada junto a la casa del fallecido.

La tragedia
Fue Josefina quien se percató que se estaba incendiando la casa de su vecino, por lo que pidió ayuda de su esposo y éste a su vez a los vecinos. Posteriormente llegaron voluntarios de Bomberos de Córdoba a bordo de dos pipas.
Los “vulcanos” empezaron a combatir el fuego, sin embargo, la vivienda ya había sido consumida en su totalidad, ya que las llamas avanzaron rápidamente entre la madera.
Mientras seguían con las maniobras de control, los bomberos fueron alertados de que una persona no logró salir de la casa, por lo que comenzó la búsqueda del cuerpo entre los restos.
Luego de varios minutos, entre los escombros encontraron el cuerpo calcinado de Carlos Barquero, el cual por la posición en que quedó, fue difícil extraerlo sin que alguna parte se desprendiera, comentó el jefe de Protección Civil que colaboró en las labores de rescate.
Josefina fue atendida sobre una banqueta por los socorristas de la Cruz Roja, sin que fuera trasladada a un hospital.
Más tarde llegaron agentes de la Policía Ministerial Investigadora, quienes hablaron con los testigos y familiares de la víctima. Un perito de la Fiscalía General de Estado (FGE) realizó las diligencias correspondientes y después el cuerpo fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para la necropsia de rigor.