Rock, un aliado de nobles causas

Rock, un aliado
de nobles causas

Exponentes cordobeses ver con satisfacción como la música puede tener un fin altruista

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Entre la música y el altruismo, de esta forma músicos de la ciudad recuerdan el Día Mundial del rock, quienes ante esta pandemia revelaron que el rock también ha sido una forma de sensibilización social y solidaridad a quienes más lo necesitan.
Este 13 de julio el festejo será diferente a causa de la emergencia sanitaria, recordando que un día como hoy pero de 1985 se produjo la mayor concentración de grandes estrellas de la música en dos escenarios. Queen, U2, Eric Clapton, The Who, Paul McCartney, Phil Collins y un sinfín de estrellas participaron en un concierto simultáneo en Londres y Filadelfia, esto con el fin de recaudar dinero contra la hambruna en países africanos como Somalia y Etiopía.
“Muchas personas tenían el concepto que el rock era algo malo, lo cual ha cambiado en lo ultimos años con este tipo de eventos altruistas a nivel local e internacional. El rock es rebeldía y algunas veces hasta salvaje pero también es empatía y cultura, hermandad y unión”, externó en entrevista Juan Jorge Cureño Barquet, miembro del grupo Revolver, quien ha apoyado mediante conciertos a la Casa Hogar. .
Afirmó que tras el inicio de la pandemia, los músicos desde hace tres meses siguen usando las redes sociales como herramientas para promocionarse y generar modestos recursos a partir de pequeños proyectos virtuales.
Luis Alberto Maya Méndez, del colectivo Huilango Rock, quien promueve actividades altruistas y de difusión cultural, mencionó que los eventos que realiza, procura hacerlos sin protagonismo y solo con el fin propuesto: ayudar a quien lo requiere.
“Solo somos un medio, porque aquí las cosas que se hagan de corazón y sin reflectores. En el caso muy particular los reflectores sólo son para los artistas, nosotros sólo somos un medio para acercarlos a ellos y apoyar una causa y tener la presencia social del rock”.
Francisco Montaño Vera, guitarrista y además embajador de la buena voluntad por la asociación Yolohimiyotl, desde hace casi un par de años combina la música con el apoyo a niños con cáncer, consideró que el rock es también una forma de vida.
Expresó que ante el confinamiento ha sido difícil la situación como músico, sin embargo imparte clases en línea además de hacer arreglos musicales. El también promotor de “Tapitas por sonrisas” externó su satisfacción por hacer esto.
“De la música veo que la gente pues además de ser como tu admirador pues de va enterado de lo que haces y entonces en la forma buena de aportar ellos también ayudan a los demás”.