Familia de José Luis, cuyo cuerpo apareció en un congelador, exige justicia

AVC

Coatepec, Ver.- La familia del joven asesinado y abandonado dentro de un refrigerador, José Ulises, exigieron justicia, que sea detenido y pague con cárcel la o las personas que acabaron con su vida, pues apenas el sábado 11 de julio cumplió 21 años.

Este lunes al medio día, la familia recibió el cuerpo de José Ulises, dedicado a los trabajos de albañilería, y quien vivía solo en un cuarto de la calle Camilo Cela, desde hace más de un año.

En el lugar donde fue localizado el cuerpo sin vida, la familia colocó una veladora y una estampa de la virgen María, para dar luz en el camino que recorrerá, luego de que sus agresores lo asesinaran y lo metieran adentro de un refrigerador.

De acuerdo con la familia, desde el día viernes no tuvieron contacto con el trabajador de la construcción, así que el sábado lo buscaron pero no obtuvieron respuesta, por tal motivo, el domingo 12 de julio lo fueron a buscar a su domicilio, pero cuando asomaron la cara por la ventana, notaron un olor a descompuesto.

“Desde el viernes no lo habíamos visto, hasta ese día no lo habíamos visto, porque se iba a ver a sus compañeros y se regresaba pero normal, como cuando entras y sales, entras y sales, pero el viernes lo dejamos de ver a las nueve y media de la noche, el sábado lo buscamos no lo vimos, y el domingo su tío nos fue a avisar que olía muy feo su cuarto” expuso un integrante de la familia.

La familia llamó al H. Cuerpo de Bomberos de Coatepec, para pedirles ayuda porque desde adentro del cuarto se desprendía un olor nada agradable, así que al abrir la habitación se encontraron el refrigerador y ahí localizaron a José Ulises sin vida.

“Queremos saber si fue homicidio, saber quién le hizo esto al muchacho, el sábado cumplió 21 años, estaba chico, estaba joven, con una vida por delante, pero cómo dice el tío: Cuando Dios dice hasta acá, es hasta acá. Pero si queremos justicia, esto no se puede quedar así” señaló uno de los familiares.

Finalmente los vecinos comentaron que José Ulises vivía sólo, era tranquilo y era padre de una menor de edad, a la cual sostenía, y ese era el motivo por el cual trabajaba en la construcción.