Un café con la historia

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Tezonapa.-En la localidad serrana de Morelos existe un lugar donde el olor a café se impregna en todas partes. La familia García Hernández tiene un museo dedicado al aromático, donde a través de maquinaria que data de más de cien años muestra los cambios que ha presentado la molienda de este producto a través del tiempo.
En una casa con interiores de madera y con vistas hacia las siembras de café, se ubica este lugar al que llegan decenas de visitantes al año provenientes de varios países del mundo, son catadores profesionales y aseguran que el café que se produce en esta región de altura es único.
En este lugar dedicado a la historia del pergamino, se expone una romana con la que pesaban en las fincas hace años este producto, molinos antiguos con los que esta familia procesaba el grano. Un viaje a través del tiempo donde explican el proceso de producción del café que se cosecha en esta región, preparan desde el tradicional americano hasta un mojito de café con agua mineral y licor de esta región.
“Toda la familia desde siempre se dedicó a esta actividad del campo, decidimos proyectar el proceso para llevar una taza de café en distintas presentaciones, varios extranjeros quedaron impresionados con la calidad de café que se produce en Tezonapa”, señaló María de los Ángeles García, encargada del lugar.
Debido a las bondades del café, integrantes de esta familia buscaron sacarle provecho, ahora elaboran jabones, desinfectantes, gel antibacterial y aromatizantes con olor a este producto. Todo fabricado artesanalmente para promover su consumo, pues aseguran el concentrado que guardan las almendras de esta zona lo hacen único al servirlo en la taza.
Se trata de un lugar ubicado fuera de la mancha urbana, donde solo se percibe el cantar de las aves y el viento que mueve las ramas de los árboles, se ingresa por la localidad de Presidio hasta llegar a la montaña.
Los visitantes que arriban anualmente son testigos del proceso de llevar el café de la planta a la taza.