Prohíben tiendas probarse la ropa

dav

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

Derivado de la pandemia por covid-19 y para evitar posibles contagios, los comercios dedicados a la venta de ropa tienen prohibido abrir sus probadores para que sus clientes puedan medirse las prendas, sin embargo ofrecen la opción de cambiar la prenda de manera posterior.

Cómo parte del protocolo, las tiendas de ropa mantienen un filtro sanitario en su entrada, los clientes deben pasar por un tapete sanitizante de calzado, se le toma la temperatura y se le expide gel antibacterial en las manos, una vez pasado este filtro y si se encuentra en el parámetro correcto de temperatura, puede ingresar a la tienda.

Sin embargo, las tiendas mantienen sus probadores inhabilitados y la persona que quiera probarse una prenda se le informa la prohibición de esto por medida sanitaria, pero se brinda la opción de comprar la ropa, llevársela a su casa, probársela y si la talla no es la adecuada, puede acudir a la tienda y solicitar un cambio, sólo es necesario presentar su ticket de compra y la prenda con sus etiquetas de calidad correspondientes.

Las tiendas de ropa mantienen anuncios en sus instalaciones de la garantía por 120 días para cambiar su prenda en caso de que no quede, mientras que estás prendas que son devueltas por los clientes se someten a un proceso de sanitización de 48 horas para poder regresar a ser exhibidas en las tiendas.

Mediante un recorrido en seis tiendas de ropa distintas de la ciudad, en todas informaron sobre la prohibición oficial de no permitir probarse la ropa pero con la libertad de poder hacerlo, y dieron la opción del cambio de prenda en días posteriores con ticket de compra, mientras que en un supermercado en su área de ropa se informó que cualquier cambio de prenda podrá solicitarse una vez que se termine la pandemia.

Qué dice Profeco

El titular de la Profeco en Orizaba, Martin García Limón señaló que durante sus recorridos en las tiendas para el programa “Quién es Quien en los Precios” se han percatado de las medidas preventivas que mantienen los negocios de venta de ropa, como el de  no permitir a los clientes probarse las prendas para poder comprarlas, y dando como opción el cambio en un lapso de 120 días.

Aunque dijo que estás medidas no les compete controlar, están en la disposición de recibir quejas  por parte de los clientes que manifiesten que la tienda no quiera cambiar alguna prenda, sin embargo hasta el momento no cuentan con ninguna queja al respecto.

Recordó que las oficinas se encuentran ubicadas en los bajos del Palacio Municipal, brindando servicio de 8 a 15 horas, fungiendo como ente conciliador.