‘Se aplican’ con sana distancia

Carmen Lara

El Mundo de Orizaba

Personal con caretas, cubrebocas, gel antibacterial y tomando temperatura, es como ahora se ven los trabajadores de los bancos, quienes con la entrada de la nueva normalidad han decidido poner su esfuerzo máximo para cuidar a sus clientes.

Los clientes, antes de entrar a la sucursal bancaria, deben tomarse la temperatura, aplicarse gel, portar su cubrebocas y hacer uso del tapete satinizante para prevenir cualquier posible contagio de coronavirus.

Todas estas acciones forman parte de la nueva normalidad que al parecer han llegado para quedarse, pues en todas las sucursales bancarias el procedimiento de entrada es el mismo.

Las filas desde muy temprano se comienzan a formar, incluso algunas se extienden a más de una cuadra, sin embargo, todas respetan la sana distancia, además de que personal de Protección Civil se mantiene en estos sitios para vigilar que la nueva normalidad se cumpla.

Los clientes a pesar de mostrarse cansados de tanto esperar en la fila, saben que el proceso es más lento para cuidarlos y protegerlos, pues de lo contrario, al entrar todos al mismo podrían exponerse a un contagio masivo.

A pesar de que las sucursales bancarias han sido consideradas uno de los puntos de mayor contagio, el personal bancario y los clientes, se encuentran redoblando esfuerzos para cuidarse unos a otros.