Ansiedad: el mal de la cuarentena

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Por la crisis sanitaria, las casos de ansiedad son el principal problema que atiende el DIF municipal. Cecilia Guerrero Hernández, encargada del área de psicología de este organismo, explicó los síntomas que también se presentan en los niños, así como la manera de enfrentar este problema. 
La condición de ansiedad es común entre los seres humanos ante condiciones inciertas, y entre menos edad tenemos es más difícil manejar la situación; los niños en edad escolar convierten la ansiedad en comportamientos agresivos o en aislamiento.
Así explicó la psicóloga Cecilia Guerrero Hernández, quien señaló que en la medida que crecemos podemos ir manejando la angustia que nos provocan ciertos conflictos; expuso que los síntomas pueden ser agitación, sensación de ahogo “esto a nivel corporal, pero la mente viaja a revoluciones más grandes”, dijo.
Reveló que al área de psicología del DIF de Córdoba durante la actual pandemia acuden personas con casos de ansiedad, registrándose cuatro a la semana, siendo los problemas de pareja la segunda la segunda situación por la que la población llama. 
“Si nosotros recibimos entre siete y ocho llamadas diarias, de esas al menos una llega por caso de ansiedad, a veces llegan dos o tres, pero a la semana sí se pueden atender hasta cuatro o cinco. Esa persona que llama hoy también llama pasado mañana y dentro de dos días vuelve a hablar una situación que está padeciendo”, señaló la especialista.
El problema puede ser más grave para los niños, y es que según la especialista los menores al acumular esa ansiedad en el aislamiento desarrollan conductas autolesivas, como cortarse, sin que esto signifique intentos de suicidio; en otros casos también pueden hacer daño a alguien de su familia. 
“En el caso de los menores que tienen menos recursos para manejar la ansiedad, hay que ser más pacientes, hay que escucharlos, nunca demeritar lo que sienten, porque a veces sienten miedo y devaluamos lo que están sintiendo. Tenemos que ser empáticos”. 
Afirmó que la ansiedad también puede ser transmitida por los familiares a los niños, por lo que es importante en el contexto de la pandemia también diferenciar entre la angustia y los síntomas del covid-19, entre los que destaca para este último la fiebre.