EU retomará la pena de muerte tras 17 años

AGENCIAS

En los últimos 32 años, las autoridades federales de Estados Unidos han aplicado la pena de muerte en tres ocasiones. Ahora, en apenas seis semanas entre julio y agosto, prevén ejecutar a cuatro presos condenados a la pena capital.
Será la primera vez en 17 años que la justicia a nivel federal lleve a término este tipo de castigo, cuya aplicación se ha vuelto extremadamente rara.
En 1972, la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional la pena de muerte por considerar que equivalía a un castigo cruel e inusual debido a la manera arbitraria como se llevaba a cabo.
Pero dejó la puerta abierta a su aplicación si había un cambio en los procedimientos que hasta entonces perjudicaban a los pobres y a las minorías.
Tras hacer modificaciones a sus estatutos de aplicación, muchos estados comenzaron poco tiempo después a restablecer la pena capital.
Esta fue convalidada nuevamente en 1976 en una sentencia en la que el máximo tribunal señaló que no era inconstitucional en sí misma y que cumplía una función social por su efecto disuasorio y de castigo.
Sin embargo, su restablecimiento para delitos federales no ocurrió sino hasta 1988.
Desde entonces, han sido ejecutadas tres personas. La última de estas ejecuciones ocurrió en 2003, cuando se le aplicó la inyección letal a Louis Jones, un condecorado veterano de la guerra del Golfo de 1990 que fue condenado por el secuestro, violación y asesinato de Tracie Joy McBride, una soldado de 19 años de edad.
En la actualidad, hay unas 60 personas condenadas a muerte por delitos federales.
El fiscal general, William Barr, asegura que las ejecuciones buscan cumplir con las víctimas y con sus familiares.
Aunque es el castigo aplicable a actos como espionaje, genocidio, sicariato, traición o terrorismo, en realidad casi todos los condenados a esta pena por la justicia federal fueron sentenciados por alguna forma de homicidio agravado.
Según la base de datos del DPIC, no hay ningún espía ni genocida ni traidor y solamente hay uno de ellos juzgado por terrorismo: Dzhokhar Tsarnaev, el responsable del atentado contra el maratón de Boston en 2013.

Los condenados son:
Daniel Lewis Lee, por la muerte de tres miembros de una familia, incluyendo a una niña de 8 años. Wesley Ira Purkey, sentenciado por la violación y asesinato de una joven de 16 años. Dustin Lee Honken, responsable de la muerte de cinco personas, entre ellas dos niñas de 10 y 6 años de edad. Keith Dwayne Nelson, condenado por secuestrar, violar y estrangular a una niña de 10 años.

La primera de estas ejecuciones está prevista que sea la de Lee este 13 de julio; luego la de Purkey, el 15 de julio; la de Honken, el 17 de julio; y la de Nelson, el 28 de agosto.