Coronavirus mutó: es más contagioso

AGENCIAS

El virus SARS-CoV-2 volvió a mutar. Según un equipo internacional de investigadores, que reveló un nuevo estudio, una variación en el genoma mejoró su capacidad de infectar células humanas, con lo cual se convirtióen la cepa dominanteen el mundo en este momento.
La mutación, llamada ‘D614G’, provocaun pequeño cambio en la glucoproteína, la llamada ‘espiga’ que sobresale de la superficie del virus y que este utiliza para ingresar e infectar células humanas.Este cambio efectivo posibilita que el virus sea más infeccioso que la cepa original, pero al mismo tiempo causa una enfermedad menos grave.
Parasacar esas conclusiones, investigadores del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México y la Universidad de Duke en Carolina del Norte (EE.UU.) trabajaron junto con el grupo de investigaciónde Genomics UK de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) para analizar muestras de genoma publicadas en GISAID, una base de datos internacionalde secuencias genómicas.
“Es posible rastrear la evolución del SARS-CoV-2 a nivel mundial porque los investigadores de todo el mundo están haciendo que sus datos de secuencias virales estén disponibles rápidamente a través de la base de datos de secuencias virales GISAID. Actualmente, decenas de miles de secuencias están disponibles a través de este proyecto, y esto nos permitió identificar la aparición de una variante que se ha convertido rápidamente en la forma dominante a nivel mundial”,explicóla autora principal del estudio, Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Alamos.
Por su parte, Thushan de Silva, profesor clínico principal en enfermedades infecciosas de la Universidad de Sheffield, indicaque con el uso de los datos sobre las secuencias genómicas se logró revelar que “esta mutación se había vuelto dominante en las cepas circulantes”y también que “la nueva variante de mutación del genoma D614G es más infecciosa en condiciones de laboratorio”.
“Los datos proporcionados por nuestro equipo en Sheffield sugirieron que la nueva cepa estaba asociada con mayores cargas virales en el tracto respiratorio superior de pacientes con covid-19, lo que significa que la capacidad del virus para infectar a las personas podría aumentar.Afortunadamente en esta etapa, no parece que los virus con D614G causen una enfermedad más grave”, agregó.
Ahora los investigadores realizarán más análisis de laboratorio en células vivas para determinar las implicaciones completas de esta mutación.Además, es necesario verificar si esto afectará el desarrollo de una vacuna, ya que las actuales están dirigidas principalmente a la proteína ‘espiga’, pero seelaboran con el uso de cepas anteriores del coronavirus.

Un tercio de muestras
arrojan mutación: OMS
Casi un 30% de los datos de secuencia del genoma de muestras del virus COVID-19 recogidas por la Organización Mundial de la Salud mostró señales de mutación, pero no hay pruebas de que esto haya conducido a una enfermedad más grave, dijo una autoridad de la OMS el viernes.
La agencia de la ONU ha recogido hasta la fecha 60.000 muestras de la enfermedad, indicó.
Científicos de Scripps Research hallaron este mes que, para abril, el virus mutado era responsable de cerca del 65% de los casos remitidos desde todo el mundo a una gran base de datos.
La mutación genética del coronavirus, designada D614G, aumenta de forma significativa su capacidad de infectar células y podría explicar por qué los brotes en el norte de Italia y Nueva York fueron mayores a los vistos antes en la pandemia, indicó el estudio.
Maria Van Kerkhove, líder técnica para la pandemia del COVID-19 en la OMS, dijo en el encuentro del viernes que la cepa mutada fue identificada en febrero y estuvo circulando por Europa y América.
“Hasta ahora no hay pruebas de que provoque una enfermedad más grave”, afirmó.