Salvan cerros con 10 mil árboles

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Región.-Para hacerle frente a la deforestación que enfrentan los cerros que dividen a Yanga, Atoyac y Cuitlahuac, en días pasados ecologistas anunciaron la segunda etapa de un programa para sembrar más de 10 mil especies de árboles frutales, pues decenas de hectáreas de la partes altas se convirtieron en zonas desérticas.
Jesús Morales, integrante de “Unión Verde”, explicó que durante la segunda etapa para salvar los cerros de estas región, optarán por colocar árboles frutales y para evitar que la población los derribe para obtener un beneficio económico como pasó con las especies maderables que derribaron y tenían una antigüedad de más de cincuenta años.
Tras efectuar una inspección en las partes más afectadas de los cerros que dividen a las localidades de Corral de Piedra con Potrero Viejo y La Concha, se determinó que el daño ecológico que presentan estas regiones es grave, debido a que en los últimos dos años los pobladores tiraron más de cincuenta hectáreas de áreas ecológicas para ingresar al programa “Sembrando Vida”.
“Nos enfrentamos a una situación complicada, derribaron los árboles, no los sustituyeron y tampoco ingresaron a los programas que pretendían impulsar al campo, en una primera etapa reforestaron las zonas más dañadas pero no se cumplieron las espectativas, falta mucho por hacer”, señaló el activista.
Refirió que las zonas afectadas se alcanzan a observar desde los municipios de Cuitláhuac, Atoyac y Yanga, se trata de zonas pedregosas donde prevén sembrar unas diez mil especies de árboles de mango, naranjos y duraznos, se espera que los resultados se vean reflejados en unos cinco años que crezcan estos árboles.