Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 9,1-8:

En aquel tiempo, Jesús subió de nuevo a la barca, pasó a la otra orilla del lago y llegó a Cafarnaúm, su ciudad.
En esto, trajeron a donde él estaba a un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de aquellos hombres, le dijo al paralítico: “Ten confianza, hijo. Se te perdonan tus pecados”.
Al oír esto, algunos escribas pensaron: “Este hombre está blasfemando”. Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: “¿Por qué piensan mal en sus corazones? ¿Qué es más fácil: decir ´Se te perdonan tus pecados´, o decir ´Levántate y anda´?. Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados, -le dijo entonces al paralítico-: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”.
Él se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la gente se llenó de temor y glorificó a Dios, que había dado tanto poder a los hombres.
Palabra del Señor.

Que importante es la fe de los que llevan a este paralítico, como importante es tu fe en Jesús para que puedan los que te rodean encontrarse con Jesús. Si pusieran en tus oraciones y con tus consejos ante Jesús a ese joven que se encuentra desorientado y sumido en el alcohol, si te preocuparas más por poner a tus hijos delante del Señor, si tu matrimonio que pasa por situaciones difíciles se apoyara más en Dios, tal vez todo sería diferente. Estos hombres confían en Jesús, saben que es la presencia de Dios en medio de la humanidad, saben que para Dios no hay nada imposible, que el puede curar cualquier enfermedad, solucionar cualquier problema, pero se requiere la fe, la confianza y entrega absoluta de la vida a la voluntad de Dios, entonces si será posible ver los milagros de Jesús, ver su acción misericordiosa que rescata al hombre de cualquier situación que amenace su felicidad.
Jesús al ofrecer el perdón de los pecados, ofrece la posibilidad de restaurar todo lo que el pecado destruyó en tu vida. Solo aquel que ha experimentado la acción de Jesús en su vida puede caminar por la vida bendiciendo a su creador.