Un domingo ‘vacío’ en la plaza

Carmen Lara
El Mundo de Orizaba

A pesar de que las puertas de Plaza Valle se encuentran abiertas al publico en general, los estragos que ha dejado la pandemia por Covid-19 se pueden notar a simple vista.
El estacionamiento que antes solía estar abarrotado los días domingos, ayer lució desierto con apenas unos cuantos automóviles estacionados.
Al interior, las tiendas de comida rápida se encuentran abiertas, sin embargo, sus mesas están vacías, y las que se encuentran ocupadas, están separadas unas de otras que señalan el inicio de una nueva normalidad.
Las tiendas departamentales se encuentran cerradas, al igual que las tiendas de accesorios de la planta baja.
En la planta alta, el cine esconde su color azul junto con sus carteleras bajo el gris de una cortina de metal, que indica, que la nueva modalidad aún no llega para que pequeños y grandes puedan disfrutar de sus películas favoritas.
La zona de juegos, a pesar de estar abierta, se encuentra vacía, no hay niños corriendo ni emocionándose por ganar una tira de boletos en los juegos.
La planta baja luce vacía, no hay gente sentada a la espera de algún show de música o baile como solía acostumbrarse los días domingos antes de que la pandemia llegara a la ciudad.