Pechugas rellenas de Ayoxochitl

La flor de calabaza es un alimento muy consumido en la región, es

delicioso y económico, podemos deleitar a la familia con su peculiar sabor

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Ciudad Mendoza.- La flor de calabaza es de las flores comestibles más populares, es consumida desde tiempos prehispánicos, son económicas y excelentes para la salud.

Los pueblos prehispánicos la llamaban Ayoxochitl, que proviene de las palabras en náhuatl ayotli: calabaza y xóchitl: flor.

La flor de calabaza, son consideradas quelites, en la misma planta hay flores masculinas y femeninas, las cuales dan el fruto, la calabaza.

En los mercados de la región, en esta temporada comienzan a predominar los colores en tonos naranja y amarillo por la presencia de la flor de la calzaba.

Los productores las cultivan a la par que siembran maíz y frijol, es un conjunto de productos con colores vivos que conviven entre surcos.

En los mercados los productores llegan para vender al mayoreo y menudeo las flores, comúnmente, las venden en ramos, cada uno varía en cantidad pero en promedio contienen de 25 a 35 flores.

Deliciosa y económica

Son económicas, cada ramo oscila la en 10 pesos, pero debido a que después de ser cortadas su período de vida no es prolongado, los ramos son rematados 2 por 15 pesos.

Con estas flores se preparan diferentes platillos, principalmente en sopas y cremas, pero con un poco de creatividad, se pueden agregar a otras preparaciones.

La flor es auxiliar para tratarla contra el resfriado común, gracias al contenido de vitamina C, esta hierba puede fortalecer el sistema inmunológico y evitar el resfriado común.

Mejora los niveles del colesterol, este alimento ayuda a reducir el colesterol malo del cuerpo por ser rico en flavonoides.

Mejora la presión arterial, también los flavonoides encontrados en la flor de calabaza pueden mejorar la presión arterial y disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares ya que dilatan los vasos sanguíneos.

Fortalece los huesos, gracias a su contenido de fósforo y calcio, esto ayuda a mantener los huesos y dientes fuertes y sanos.

Debido al contenido de vitamina A de la flor de calabaza, puede mejorar la visión, ayuda a los ojos durante los cambios de luz y los mantiene hidratados.

Es un excelente complemento durante el embarazo, ya que aporta una buena cantidad de ácido fólico durante la gestación, necesario para el desarrollo adecuado del feto.

Promueve la pérdida de peso, esto se debe a sus bajas calorías pero aún así, favorece la saciedad durante las comidas permitiendo una sensación de llenado de forma saludable.

Las flores de calabaza contienen una fuente muy importante de Vitaminas A, C, B1, B2, B3 y B9, son especialmente ricas en calcio; También aportan diversos minerales: hierro, calcio, fósforo, potasio y magnesio.

INGREDIENTES

1½ kilo de pechuga de pollo en filete

1 rama de epazote

1/2 taza de granos de elote

3/4 taza de cebolla finamente picada

Sal al gusto

5 cucharadas de aceite

1 ramo de flor de calabaza.

PREPARACIÓN

Limpiamos las flores, retiramos los tallos, la copa del centro, lavamos, desinfectamos, escurrimos muy bien y cortamos finamente.

En la olla caliente, agregamos aceite, dejamos acitronar la cebolla, incorporamos la flor y los granos de elote.

Revolvemos  y colocamos la rama de epazote, agregamos sal al gusto, dejamos cocinar por 15 minutos y una ves pasado este tiempo, retiramos la rama de epazote.

Extendemos los filetes de pollo, en el centro colocamos la preparación de  flor de calabaza con los granos de elote, envolvemos y sujetamos con palillos.

Calentamos la olla, agregamos aceite y colocamos los filetes rellenos, dejamos cocinar por ambos lados por 25 minutos.

Retiramos del fuego, limpiamos el exceso de grasa, retiramos los palillos y emplatamos.

Podemos acompañar con una crema o la salsa que más nos guste.

Esta preparación esta lista, buen provecho.