Asesinan a 3 mujeres

De la Redacción

Tres mujeres fueron asesinadas en las últimas horas: una maestra de Nogales que trabajaba en Tierra Blanca, apareció con rastros de tortura y en descomposición; una mujer que atendía una florería fue baleada; y la tercera víctima, fue macheteada presuntamente por su esposo, de quien se estaba divorciando.

De Nogales
De acuerdo a informes preliminares, Fiama Padilla Villafañez, de aproximadamente 35 años de edad, era originaria de Nogales, pero su plaza magisterial le fue otorgada en una primaria en la comunidad El Amate, de Tierra Blanca.
La tarde del sábado pasado una llamada al 911 alertó a la Policía sobre un cadáver en avanzada descomposición, en una parcela del ejido Quechuleño.
Elementos de Seguridad Pública del Estado y Fuerza Civil se trasladaron hasta el punto indicado y tras varios minutos de recorridos, hallaron el cuerpo de quien presuntamente llevaba varios días como desaparecida, sin embargo, autoridades no han confirmado si la familia presentó la denuncia correspondiente para su búsqueda.
El cadáver fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) en Tierra Blanca, en donde sería reconocida oficialmente por su familia.

Vendía flores
Norma Pérez Gómez tenía pocas semanas de haber regresado a Minatitlán, luego de que la maquiladora en la que trabajaba en Coahuila cerrara a causa de la contingencia por el covid-19. Hace días consiguió un empleo en la florería “Amor” instalada sobre una banqueta de la avenida Justo Sierra, a la altura de la colonia Santa Clara. Su ilusión era regresar al norte una vez que la pandemia lo permitiera.
De acuerdo a testimonios de sus familiares, la mujer de 45 años trabaja 12 horas o más, desde las 7 de la noche hasta el otro día, vendiendo arreglos florales y coronas fúnebres, por un pago de 200 pesos diarios, sin descanso ni prestaciones.
Cerca de la medianoche del sábado pasado, sujetos armados llegaron hasta el puesto y la mataron a balazos. De acuerdo a las primeras investigaciones, la trabajadora fue confundida con la propietaria de la florería, a quien habrían intentado matar por no pagar la “cuota” a la delincuencia organizada.
El cuerpo de Norma quedó junto a la mecedora donde a mitad de la madrugada aveces descansaba, entre pétalos de flores.

Macheteada
Yolanda Nava Betancourt, una madre y abuela de aproximadamente 50 años de edad, acababa de publicar en una red social que había cambiado de imagen, por lo que se sentía contenta por su nuevo color en el cabello y peinado.
Desde el 2017 enfrentaba un juicio de divorcio promovido por su cónyuge Jesús Enrique Sánchez Reyes, el cual es señalado de haberla matado a machetazos, además de herir a otras mujeres que intentaron defenderla.
Estos hechos ocurrieron la noche del sábado pasado en el municipio de Platón Sánchez, cuando Jesús Enrique llegó a la vivienda de Yolanda Nava, ubicado en en la calle Pacheco, entre las avenidas Guadalupe Victoria y Guerrero, en la colonia Los Cues I.
De acuerdo a los reportes preliminares, el sujeto se encontraba en estado de ebriedad y le reclamó por añejos problemas, atacándola con un machete hasta matarla. El sujeto escapó, sin embargo, trascendieron dos versiones: que fue detenido por policías y otra, que fue localizado sin vida en su domicilio.
Hasta el cierre de esta edición ninguna autoridad ministerial o de seguridad se había manifestado en torno a estos tres asesinatos ocurridos en el norte, centro y sur del estado.
Por otro lado, anoche se dio a conocer el hallazgo de un cadáver en descomposición, abandonado entre la maleza en la zona de La Garita perteneciente a la comunidad de Piedra Pinta, en Tlapacoyan. Se trats de una mujer de aproximadamente 35 a 40 años de edad, que hasta anoche estaba sin identificar.