Ayudan a salvar vidas con el corazón

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Fortín.-La labor de los paramédico es una actividad poco reconocida pero que conlleva un alto riesgo, aunque que no reciben ningún salario, la mayor satisfacción dicen es apoyar a los demás, pues lo hacen con el corazón. Ayer fue su día y lo celebraron ayudando.
Un grupo de 35 estudiantes de Medicina, ingenieros, comunicadores y empleados de tiendas formaron Cruz Ámbar hace 25 años.
Lejos de recibir un salario, los voluntarios aportan de su dinero para la compra de gasolina y refacciones de cuatro ambulancias con las que cuentan, señaló Luis Ojeda Cid, presidente de la agrupación.
Al celebrarse ayer el Día del Paramédico, lamentó la falta de apoyo de los gobiernos para impulsar la corporación, además reconoció la falta de interés de las nuevas generaciones para dedicarse a ayudar a los demás, pues dijo la descomposición social ha generado que en algunas ocasiones los voluntarios sean agredidos cuando acuden a los auxilios.
“Es un servicio que hacemos voluntariamente, en todos los casos ponemos dinero propio para acudir a los servicios de ayuda a los demás, nadie nos regala nada y en ocasiones nos agreden, creo que la labor del paramédico es poco reconocida, mucha gente piensa que recibimos un salario y ni las gracias nos dan cuando llegamos a brindarles ayuda”, lamentó.
Refirió que Cruz Ámbar Fortín proporciona hasta 70 servicios de ayuda a través de cuatro unidades de rescate inmediato y gasta un promedio de 20 mil pesos entre combustible y refacciones que pagan a través de los traslados programados en ambulancias y las aportaciones que realizan los integrantes de la corporación, quienes participan como altruistas en esta noble labor.