Racismo en el Bronx

Toque de
sacrificio

Racismo en
el Bronx

Gabriel Quintana

El tema sin duda del momento es el por qué Ken Griffey Jr. nunca pudo vestir la camiseta de gala del béisbol en las Grandes Ligas, y de acuerdo al documental “The Kid”, todo se debió a un comentario racista que sufrió cuando Ken era apenas un niño del entonces propietario George Steinbrenner.
El Jr. acudió a un encuentro en Nueva York, donde su padre jugaría, y cuando intentaba saltar al terreno de juego, como otros niños blancos que se encontraban en el diamante lo hacía; un empleado de la organización le solicitó no pisar la grama del Yankee Stadium.
A Griffey Jr. no sólo le partió el corazón dicho comentario, por la ofensa a su color de piel, sino también porque históricamente los Yankees es el equipo más ganador de la MLB, al que la mayoría de los peloteros sueñan con algún día jugar. Dicho suceso es parte de lo mostrado en el documental, el cual aborda distintos temas del que a mi gusto ha sido el pelotero más completo en la historia de las Grandes Ligas.
Ken poseía una bazuca en su brazo derecho, una gran visión para fildear en cualquiera de los jardines -aunque su principal pradera siempre fue la izquierda- mientra que ofensivamente hablando, era una máquina de batear hits, producir carreras y sobre todo despedazar los lanzamientos de los rivales que terminaban en el otro lado del parque.
En 13 ocasiones fue llamado al Juego de Estrellas, ganó el premio a Jugador Más Valioso en la temporada de 1997, acumuló 10 Guantes de Oro, el Regreso del Año en la Liga Nacional, 4 títulos de cuadrangulares y esto le valió el que los Marineros de Seattle retiraron su número 24. Por si fuera poco también formó parte del ‘Equipo del Siglo’ en las Grandes Ligas y su mayor logro fue el alcanzar el Salón de la Fama en el 2016 con prácticamente la perfección (99.32% de los votos).
El ex jardinero debutó con los Marineros de Seattle, con los que estuvo durante una década, luego portó la camisola de los Rojos de Cincinnati, jugó una temporada con los Medias Blancas de Chicago y terminó su carrera con el equipo de sus amores los Marineros.
Me atrevo a decir que este tremendo pelotero es el Michael Jordan del béisbol, no sólo por tener en su adn un tremendo talento, sino que también revolucionó la mercadotecnia de este deporte. Y es que Griffey Jr, logró tener su propio videojuego en la década de los 90s, salir en las cajas de cereales, y sobre todo ser un ícono a seguir, lo cual la MLB buscaba de manera desesperada en esa época.