Viven los papás festejo restringido

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

Con una afluencia regular en los comercios y restaurantes, y el intento de algunas familias por ingresar a los panteones para visitar las tumbas de sus padres, abuelos y hasta suegros, fue como se percibió ayer el Día del Padre, donde los festejos fueron restringidos por las autoridades municipales y de salud.
El director de Servicios Municipales, Vicente Lara Castillo, refirió que personal encargado de los cementerios, confirmaron que hubo principalmente mujeres que llegaron a los accesos de los panteones, con la intención de entrar para ver las tumbas de sus seres queridos, como se acostumbra cada año, más en fechas especiales.
“Nos organizamos de la misma que cuando fue el diez de mayo, Día de las Madres, en el sentido estricto de avisar a través de las redes sociales que no íbamos a tener paso permitido a las personas que iban a visitar a sus familiares, entonces lo que hicimos fue no dar el paso, hubo pocas personas que quizá llegaron por desconocimiento”, expresó.
Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Carlos Lara Álvarez, señaló que si bien hubo una buena afluencia de personas en la zona comercial y los negocios esenciales y no esenciales pudieron abrir, la derrama económica no fue la esperada, ni aún para los restaurantes y similares a pesar de que su horario de cierre fue hasta las 21:30 y 22:00 horas.
“Hubo mucha gente en la calle pero pocas ventas. No tiene dinero la gente. Es más los que salen a dar la vuelta. Me imagino que el repunte sólo se verá muy específico en pastelerías, zapaterías y ropa”, comentó.