Fractura en la MLB

Toque de
Sacrificio

Fractura
en la MLB

Gabriel Quintana

El tiempo sigue transcurriendo y el inicio de la campaña 2020 en las Grandes Ligas continúa tambaleándose. Luego de que los propietarios de los 30 equipos que conforman la Major League Baseball, se negaron a dialogar con el Sindicato de Peloteros, para pactar sueldos, calendario y entre otras cosas la fecha de inicio de la temporada.
Desgraciadamente los dueños no ven ya viable el echar a andar una temporada con tantas restricciones. Argumentando que para nada será negocio el poner en marcha la campaña, donde habrá más pérdidas que ganancias. Y es que entre otras cosas: se pretendía implementar un calendario mucho más corto, jugar a puerta cerrada y por si fuera poco designar a una sede estelar para llevar a cabo los encuentros.
Por si fuera poco, peloteros de gran cartel de la talla de Clayton Kershaw o el propio Justin Verlander, mencionaron que jamás pondrían en riesgo su salud, sí ni siquiera su paga sería completa. De igual forma argumentaron que el estar lejos de su familia durante prácticamente cuatro meses, no sería lo indicado para los jugadores profesionales que están acostumbrados a jugar una o dos series en casa cada dos semanas.
El último clavo al ataúd para los aficionados, se presentó hace algunas semanas atrás, donde los que se pusieron sus ‘moños’ fueron los propios representantes del Sindicato de Peloteros, quienes se negaron rotundamente; a aceptar una reducción de sueldo. Lo cierto es que en esta disputa, el único perjudicado ha sido el aficionado, que esperaba durante el mes de julio, ya contar con juegos de Grandes Ligas, aunque fuera desde su televisor.
El comisionado de la MLB Rob Manfred, aseguró que el suspender la actividad en el 2020 será un golpe muy duro para los aficionados, no sólo por la actual situación tanto moral como sanitaria por el Covid, sino porque el béisbol de las Grandes Ligas, no se ha frenado desde 1994, cuando estalló la huelga lo que orilló a no tener campeón en el ya citado año.
En aquel entonces, el principal motivo de la discordia además de lo económico, fue el que los peloteros peleaban sus garantías como jugadores profesionales. Fue necesaria la intervención del entonces presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, para que ambas partes volvieran a negociar. Aunque lamentablemente ya no hubo oportunidad de implementar la postemporada.
En ese año Héctor Fajardo, Armando Reynoso, Carlos Rodríguez, Matías Carrillo, Teodoro Higuera, Vinicio Castilla, Vicente Palacios y Fernando Valenzuela, eran la legión de peloteros aztecas que representaban a México en el que es considerado el mejor beisbol de todo el planeta.