Amor infinito por el café

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Paso del Macho.- Othón Rodríguez Aguilar es cafeticultor, tiene 86 años de edad y por los bajos precios que obtuvo el aromático este año decidió procesar su propio café y lo sale a vender a las calles. Aseguró que es la única opción para que su familia sobreviva.
Su niñez la pasó entre fincas, recuerda que sus padres se dedicaban al cultivo de este producto, el cual se devaluó hasta un 70 por ciento en las últimas dos décadas, sin embargo dijo que el amor por el café le impide cambiar de siembra y optó por cosecharlo y salir a venderlo a las calles.
Sus clientes lo conocen como el “Señor del café”, pues a su edad le gusta trabajar más de seis horas diarias, recorriendo las calles de Padelma ofreciendo su producto que ve crecer y años más tarde cosecha.
Se trata de un hombre de la tercera edad que viaja diariamente de Zentla a Paso del Macho, se traslada con más de veinte kilogramos del aromático con un costal al hombro, se sienta en las banquetas a ofrecerlo para llevar de comer a casa, aunque reconoció el peligro de salir, dijo que tiene que sacar las gastos que le generó cortar el pergamino, secarlo y molerlo.
“Nací en las fincas y me niego a derribar las plantas de café, mi familia y yo preferimos cosecharlo y salir a venderlo suelto, es una tradición dedicarnos a esta actividad, el coronavirus es peligroso pero tenemos que vender y salir a las calles o no tendremos que llevar a casa”, dijo el señor mientras ofrecía su producto sobre la avenida principal.
Señala que diariamente vende entre 100 y 300 pesos y paga en promedio 50 pesos de pasaje para trasladarse a su domicilio, el resto lo destina para sostener a su familia quienes también se distribuyen en otros lugares a vender su última producción que se negaron a vender a terceros en cinco pesos el kilogramo, pues consideró que sacando el producto por su cuenta obtienen más ganancias.
Si usted ve a don Othón no dude en comprarle su café que tiene gran aro ma.