Un día sobre silla

Francisco Cortés
Colaboración especial

Antes de comenzar, quiero aclarar que cada discapacidad requiere de adaptaciones, ya que dos personas con la misma discapacidad, pueden tener distintas necesidades.

Tener una discapacidad, es una situación a la que cualquier persona puede estar expuesta, en cualquier punto de la vida, no es algo que dependa siempre de un problema de salud al nacer o de pequeño.

Es importante destacar que padecer alguna capacidad diferente, no tiene porque repercutir en la capacidad mental, y tampoco limitarte como individuo.

Vivir tu día a día, con algún tipo de dificultad física o mental, depende de un periodo de adaptación y aceptación, así como el deseo de seguir adelante.

Aprender a manejarte en tu aseo personal, ser lo más autónomo posible y siempre tener en mente que necesitar ayuda en algún aspecto no te hace menos como persona, es fundamental a lo largo del proceso.

Luego debes aprender a desplazarte y en caso de necesitar un aparato ortopédico, la practica te permitirá ser libre y tener una movilidad plena.

Si sabemos buscar alternativas, todas las personas, sin importar su condición, pueden, por ejemplo, tener una sexualidad plena, sin embargo, considero importante incluir la educación sexual, en los centros educativos para personas con capacidades distintas.

Es muy importante crear conciencia en las personas y en los gobiernos, para que los lugares públicos así como las calles, puedan adaptarse a las necesidades de cada individuo.

Mi nombres es Francisco Cortés y quiero decirte que una discapacidad no te limita, si tú te lo propones y cuentas con el apoyo de tu familia para guiarte durante el camino, acéptate y sigue adelante.