Protección a puertas cerradas

Carmen Lara

El Mundo de Orizaba

Los adultos mayores de la casa hogar Santa Isabel y la residencia Mier y Pesado siguen a puertas cerradas, pues son uno de los sectores más vulnerables, sobre todo, ahora con el incremento de los casos positivos de Covid-19 en la ciudad.

Desde el mes de abril, las visitas y salidas de los abuelitos han quedado estrictamente canceladas y hasta el momento se siguen manteniendo, como medida de prevención para evitar exponerlos y que se dé un posible contagio.

Por esta situación los ingresados solo tienen contacto con sus familiares vía telefónica; asimismo, se encuentran aplicando filtros de sanitización estrictos para el personal que labora ahí, esto como una medida de prevención y evitar que los adultos mayores se expongan al Covid-19.

Lo anterior se ha tomado con base a las experiencias que se han dado en el mundo con el manejo de asilos, como en el caso de uno en Madrid, España,  donde adultos mayores que se encontraban resguardados y se contagiaron de Covid-19, debido a que el virus llegó y este se fue propagando.

Más estrictos

“Se han tenido que ir poniendo más fuertes los lineamientos para la protección de la comunidad de abuelitos, como fundación tal vez no podemos impedir que esto llegue, pero tenemos un protocolo de sanitización para asegurar a los adultos mayores”, explicó Lorena Alamillo, directora de la residencia Mier y Pesado.

Es por esto que los residentes no pueden salir desde que inició la pandemia, así como tampoco los familiares están entrando, este es su blindaje, ellos no salen y los familiares no entran para prevenir cualquier posible contagio de coronavirus.

En el caso de que algún abuelito tenga una situación de emergencia de salud, saldrá, sin embargo, debido a la situación crítica que se vive con el coronavirus, se pondrá en una balanza con los familiares si es factible su regreso o no, dada la situación de peligro que existe en los hospitales.

Comprensión

De igual manera la casa hogar Santa Isabel, tomó estas medidas desde hace 15 días, pidiendo a los familiares que comprendan la situación, pues dado esto que vive, no pueden venir a visitar a los abuelitos, teniendo solo a su alcance las llamadas vía telefónica.

La madre Nieves Jallas, de la casa hogar Santa Isabel, detalló que tienen carteles repartidos en las distintas áreas de la casa, para que todos los abuelitos estén informados, además de tuvieron una charla con un doctor sobre el coronavirus tanto para el personal como los adultos mayores.

“Estas son partes de las medidas que tomamos, en la entrada tenemos un espacio de sanitización, con cloro y alcohol para que se limpien los zapatos y las manos con gel antibacterial, todos los que lleguen entrar tienen que hacerlo con mascarillas, para evitar algún contagio y nadie sale de casa”, argumentó la madre Nieves Jallas.

En la residencia Mier y Pesado se tienen 32 abuelitos, sin embargo, solo tienen a 30 en este momento, ya que dos se encuentran siendo cuidados en sus hogares por sus familias, mientras que en la casa hogar Santa Isabel, se encuentran cuidando a 84 abuelitos.