Ya perdoné a los plagiarios: papá de Valeria

Leobardo Lima

El Mundo de Orizaba

“Gracias a Dios por su poder, mi princesa regresó a casa sana y salva, y a los plagiarios los perdono porque no le hicieron nada y la denuncia que interpuse la retiré”, fueron las primeras palabras que dio Jonathan Vázquez al confirmar que después de casi 72 horas, Valeria volvió a casa y sin lesiones qué lamentar.

Cerca de las 14:00 horas, las instalaciones de la Fiscalía de Orizaba vieron llegar a la mamá, la tía, la abuela y el papá de Valeria, quien se mantenía resguardada por los Policías Ministeriales.

Unos segundos, antes de ingresar al edificio oficial, los familiares se fundieron en un abrazo tras saber que estaban a segundos de volver a ver a Valeria, de sentirla, de poder hablar con ella y disfrutar de ella.

La llamada

“Todo fue muy rápido, hablaron a la casa, fue mi hermana fue la que contestó el teléfono, que su el agente de Aquila decía que estaba con el mi hija… mejor ven y explícales tú…”, dijo Jonathan mientras animan a su hermana a hablar.

Y es que la emoción era grande, pues luego de varias horas de angustia, de desesperación, de temor, todo estaba por culminar.

“Sí, yo contesté, y ella me dijo ‘tía soy yo’, me puse muy nerviosa, porque sonaba como ella, pero ya le seguí haciendo preguntas, pero luego luego supe que al fin era ella”, describe la tía, la cual se dividía entre risa y lágrimas, pues en un momento como este, todas las emociones están a flor de piel.

Agradecimiento

Una cosa que Jonathan no se cansó de repetir fue la palabra gracias, una y otra vez salía de sus labios mientras sus ojos y el movimiento de sus manos lo acompasaban reafirmando que la solidaridad de la gente, de las redes y de los medios, hicieron que Valeria fuera liberada.

Dijo que sin duda alguna la presión de los medios de comunicación y las redes sociales, fueron muy importantes para que las personas que se llevaron a Valeria, la dejaran en Aquila.

Al cuestionársele si sospecha del motivo de lo sucedido, reiteró que no le debe nada a nadie, que desconoce las causas.

“No tengo enemigos, por lo que desconozco por qué se llevaron a mi hija, soy gente de trabajo y ayudo a mucha gente”, expresó.

Está intacta

Nuevamente la palabra gracias se atraviesa en la conversación de Jonathan, en esta ocasión para decírsela a Dios, pues las personas que se llevaron a Valeria no le hicieron nada, regresó intacta.

“Mi hija ya fue valorada por el personal médico de la Fiscalía, y gracias a Dios las personas que se la llevaron no le hicieron nada, aunque está un poco asustada, ya recibirá tratamiento psicológico para que continúe con su vida normal”, comentó mientras el brillo de sus ojos parecía opacarse por un instante, aunque después volvió al recordar que Valeria siempre a sido alegre y jueguetona.

“Agradezco a las autoridades de la Fiscalía de Desaparecidos, por la gran labor de inteligencia e investigación que realizaron, y donde nunca nos dejaron solos en este problema que vivimos”, manifestó al recordar que retiró la denuncia contra los sujetos que se llevaron a la pequeña el 9 de junio.

Las gracias nuevamente se le escapan, al pensar en toda esa gente que sin conocer a la pequeña, respaldó la causa, difundió y participó en una red de colaboración para difundir el mensaje, esa gente que se mantuvo al pendiente y respaldó todas estas horas de angustia y dolor.

“A todos los padres, les digo que cuiden mucho a sus hijos, que hablen con ellos… que los abracen y nuevamente gracias por todo”, mencionó un padre que ya duerme tranquilo, porque su hija nuevamente está en el hogar.