Paralizan la región al tomar casetas de peaje

De la Redacción
El Mundo de Córdoba

Región.- Nuevamente las casetas de peaje de Cuitláhuac y Fortín fueron bloqueadas por habitantes de Tezonapa y otros municipios que protestan por el proceso que se le sigue al líder cañero del ingenio Motzorongo, Carlos “N”, preso en el penal de La Toma.
Lo anterior ocasionó gran afectación a automovilistas y camioneros que circulan a diario por la autopista Veracruz-Córdoba-México, al quedarse varados hasta por más de cinco horas.
Alrededor de las 13:00 horas de ayer, unas 100 personas provenientes de diversos municipios como Orizaba, Mixta de Altamirano, Santa Ana Atzacan, Tezonapa y Omealca bloquearon la caseta de peaje número 116 de Cuitáhuac en ambos carriles.
La protesta escaló a la caseta de peaje 045 de Fortín de las Flores, así como en el camino hacia el reclusorio.
Alrededor de las 14:00 horas arribó otro grupo de personas a la caseta de Fortín y cerró la circulación en su totalidad, diversos automovilistas mostraron inconformidad e incluso se enfrentaron a los manifestantes, logrando que abrieran el paso por espacio de 10 minutos y después volvieron a cerrarlo.
Por lo anterior, se formaron largas filas de automóviles particulares, camiones de carga pesada en ambos sentidos, hacia Córdoba y rumbo a Orizaba, pues los operadores fueron sorprendidos y ya no pudieron retomar la carretera federal para continuar su trayecto.
Traileros manifestaron su inconformidad pues tenían mercancía por entregar y también tuvieron que permanecer en los puntos por horas.
Asimismo, en redes sociales se alertó sobre este bloqueo en las casetas de peaje, por lo que los autobuses de pasajeros tuvieron que modificar sus rutas tomando la carretera federal, lo miso hicieron conductores que se percataron a tiempo de este movimiento.
Alrededor de las 15:00 horas arribó el delegado de Política Regional a Fortín para dialogar con los manifestantes y tratar de liberar la circulación, pero no accedieron y continuaron con su protesta.
Hasta el cierre de la edición la protesta continuaba, mientras que el paso por la caseta de Fortín era irtermitente.