Asesino durmió junto al cadáver de su ‘amigo’ decapitado

De la Redacción

Alfredo y Cristian eran amigos y muchas veces trabajaron en las mismas obras como albañiles. La tarde del 31 de mayo se fueron a beber, pero en la convivencia comenzaron a reñir y finalmente uno murió decapitado y sin brazo.
Los hechos ocurrieron en la vivienda de la madre de Alfredo, en la avenida Benito Juárez esquina con Ignacio Zaragoza de la colonia San José de Fortín. “No quiero problemas para mi viejita, me quebré a un vato, y mejor que me detengan”, fue lo que según vecinos, el ahora imputado confesó, por lo que policías municipales lo detuvieron.

Por un “cambio”
Muy pocas ocasiones se logra la detención inmediata del responsable, quien en este caso se trata de una persona con discapacidad: Alfredo tiene amputada la pierna derecha.
El grado de violencia que conlleva una decapitación, la sangre fría y la crueldad, son conductas consideradas inhumanas, sin embargo, cuando la conciencia se altera por los efectos del alcohol o alguna droga, los instintos ganan.
Era la madrugada del lunes 1 de junio cuando Alfredo le dijo a Cristian Cano López, de 37 años, “vamos a mi casa, no hay nadie, ahí seguimos tomando”, entonces cooperaron para tomar un taxi y comprar más cervezas, y presuntamente también unas dosis de cristal.
Según versiones extraoficiales, tras varias horas de beber las cuentas no cuadraban y uno de los albañiles había puesto más dinero que el otro, por lo que inició la discusión, y sin saber quién golpeo a quién primero, ambos terminaron agrediéndose hasta que Alfredo tomó un machete.
La combinación de droga y alcohol, con la ira, nublaron la razón de Alfredo, quien finalmente decapitó a Cristian y le cercenó el brazo izquierdo.

El asesino no huyó
Tras la pelea, Alfredo, de 32 años, se quedó dormido en la habitación junto al cuerpo mutilado, con la cabeza dentro de una bolsa plástica. Al despertar pidió a los vecinos que llamaran a la Policía, él mismo se entregó para no perjudicar a su madre, quien esa noche no se encontraba en su casa.
Ayer Alfredo fue vinculado a proceso por homicidio calificado, con un año de prisión preventiva. Esta sería la segunda ocasión que pisa el penal de La Toma.