Mafia rumana tras robos en cajeros

II Con software ilegal

Mafia rumana tras
robos en cajeros

De la Redacción

De acuerdo a una investigación del Consorcio Global Anticorrupción, OCCRP (Organized Crime and Corruption Reporting Project, en sus siglas en inglés), desde el 2012 una organización originaria de Rumania opera en las principales zonas turísticas de México, especialmente en la Riviera Maya, el robo a través de la instalación de dispositivos y software en cajeros automáticos.
Testigos protegidos, entre los cuales hay exintegrantes de la organización delictiva y policías de Quintana Roo, han revelado que esta organización controla cerca del 10% de un mercado global de 2 mil millones de dólares anuales.
La organización sería encabezada por Florian Tudor, un hombre de negocios de 43 años y que de acuerdo a autoridades rumanas, es el líder de la banda de La Riviera Maya. El hombre conocido como El Tiburón, es investigado por intentar matar a uno de sus principales socios, Constantin Sorinel Marcu, quien finalmente fue asesinado en el 2018.
La banda proviene de Craiova, una ciudad enclavada en una región agrícola de Rumania, en donde un grupo de jóvenes inició el desarrollo de tecnología bancaria para cajeros automáticos en Europa, Asia y América. Los llamados skimmers, ciberdelincuentes que clonan la banda magnética de las tarjetas bancarias, llegaron en el 2012 a México.

Negocio millonario
Actualmente operan en al menos 100 cajeros electrónicos en el país, bajo el nombre de Top Life Servicios. Y en torno a esta actividad, se han hallado ortos delitos como lavado de dinero, intimidación, soborno, e incluso, presuntamente, asesinato.
Un testigo protegido de la fiscalía rumana, describió en una declaración firmada en marzo de 2019, cómo trabajaba Top Life Servicios: “en promedio cada máquina copiaba cada mes unas mil tarjetas, retirábamos alrededor de 200 dólares de cada una de estas tarjetas, 20 millones de dólares retirados cada mes”.
Top Life Servicios terminó generando ingresos de 240 millones de dólares anuales, libre de impuestos. En el 2014 este corporativo logró un contrato para instalar los cajeros del banco Multiva, el cual perdió debido a las acusaciones de robo en contra.
Florian Tudor ha asegurado que es un hombre respetable de negocios y que todo se trata de una campaña de desprestigio en su contra, ante el éxito empresarial que ha tenido.