‘El resurgir de la sirena‘

Adoración Castelán
Diario El Mundo

La situación sanitaria que estamos viviendo, sin duda, ha tocado a millones de corazones, y nos ha motivado a reflexionar sobre lo que somos y hacia dónde vamos. En cualquier parte del mundo, las personas se han visto afectadas no solo en su salud, sino también en cuestiones profesionales, económicoa, personales, entre otros aspectos.
Sin embargo, existe un sector que, desde su propia mirada, está teniendo la oportunidad de reflejar de una bella forma lo que acontece en la actualidad. Nos referimos a los artistas, quienes con sus obras nos transmiten millones de sentimientos por medio de colores, dibujos, formas y texturas.
Y si de artistas hablamos, hoy tenemos que reconocer el talento de la pintora cordobesa Arleth Irina Galicia Cortés, quien ha aprovechado el confinamiento para crear nuevas obras e impartir clases virtuales de arte en escuelas de nivel primaria, secundaria y bachillerato.
“Yo no sabía de niña si me iba a dedicar a esto (a la pintura), solo recuerdo que dibujaba en todos lados; mi madre toda la vida me regañaba y me pedía que le pusiera ganas a las asignaturas de la escuela. Al ingresar a la secundaría, me metí a clases de pintura en la casa de la cultura de Córdoba con el maestro Daniel Arcos Mota, y ahí me enamoré más de este arte”, menciona Arleth, al recordar sus inicios en la pintura.

Clases durante la contingencia
“He modificado mi forma de dar clases a los niños y jóvenes. Soy consciente de la situación económica, y no voy a pedir que salgan a gastar en pinturas y a exponerse, así que nos adaptamos a lo que tenemos en casa; y si no es con pintura, es con lápices de colores o normales, pero se trabaja”, comparte Arleth Irina, quien, debido a la contingencia sanitaria, ha tenido que modificar sus clases y llevarlas al mundo virtual, ingeniándoselas de mil maneras para hacer que una clase que es casi al 100 por ciento práctica no pierda el sentido a través de las pantallas.
Consciente de que la economía de muchas personas se ha visto afectada por la pandemia, la “Sirena que pinta”, como le dicen algunas personas, ha motivado a sus alumnos a no dejar de aprender y a sustituir lo que puede ser una pintura “cara” por un lápiz con el que pueden crear maravillas.
“Realmente he tenido más tiempo para pintar (durante la cuarentena); mis clases son en línea, así que como tal ‘no me he visto afectada‘ en el terreno profesional. Económicamente sí, un poco, ya que me asocié con mi hermana dentro de la marca ”Trinidad Ontiveros“, en donde algunas de mis pinturas se han plasmado en pañoletas; estábamos por sacar chalinas y playeras con mi marca, pero ahorita tengo pedidos detenidos, proyectos que se tuvieron que pausar debido a la situación que mundialmente estamos atravesando”, agrega.

‘El arte también está sufriendo’
Al igual que muchos artistas de México y el mundo, Arleth Irina se encuentra preocupada por la situación tan incierta que estamos viviendo, por la cancelación de exposiciones, el cierre de galerías y porque la economía se ha detenido.
“El mundo del arte está sufriendo mucho, ya que una pintura o una obra no es prioridad ahorita; hay que ser sinceros. También existe la otra parte, en que la gente sigue regateando nuestro trabajo, y pones un precio y se les hace ‘caro… pero al rato te los encuentras en tiendas departamentales gastando el doble o el triple. El artista sufre siempre, pero ahorita más”, finaliza Arleth.